null

El secreto de la lengua de los gatos

Los felinos utilizan un refinado sistema para beber fundamentado en dos leyes de la física

Día 12/11/2010 - 14.53h
En ocasiones los científicos nos sorprenden con investigaciones que uno no sabe muy bien para qué sirven, pero que, de alguna manera, nos ayudan a entender un poco mejor la naturaleza de las cosas más cotidianas. En este caso, todo empezó hace tres años y medio cuando Roman Stocker, un investigador Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) observaba cómo su mascota, un gato llamado «Cutta Cutta», lamía la leche de un tazón. Los refinados modales del felino llamaron la atención de su dueño, que se propuso estudiar cómo el animal conseguía beber con tanta delicadeza. Sorpresivamente, la investigación descubrió que los gatos utilizan dos fuerzas físicas, la de la gravedad y la de la inercia, para chupar los líquidos solo con la punta de la lengua. Otra sorpresa fue la rápida velocidad con la que se mueve la lengua de un gato, nada menos que un metro por segundo. El estudio aparece publicado en la revista Science.
El secreto de la lengua de los gatos
R. Stocker 
El gato «Cutta Cutta» se dispone a beber de un tazón

Los investigadores del MIT comprobaron que, al igual que la trompa de los elefantes y los tentáculos del pulpo, la lengua de los gatos es extremadamente ágil. Los gatos curvan la lengua hacia atrás de modo que la superficie superior toca ligeramente el líquido. Cuando el animal levanta su lengua con rapidez, el agua se repliega en una columna de líquido que crece por inercia. Entonces, el gato cierra su mandíbula para capturar el líquido antes de que la gravedad rompa la columna.

Para tener una idea del mecanismo de los lametazos, el equipo realizó experimentos físicos en los que un mecanismo imitaba el movimiento del animal. Sus hipótesis pudieron ser confirmadas después al observar cómo beben ocho especies de felinos en diferentes vídeos facilitados por el zoológico de Nueva Inglaterra o en YouTube.

Más grande, más lento

La forma en que los gatos beben es muy diferente a la de los perros, que utilizan la lengua para recoger el agua y se llenan las mejillas. La lengua de los gatos es también muy rápida, puede moverse casi un metro por segundo. Curiosamente, cuanto más grande es un felino, más lento bebe.

Para aquellos que crean que saber cómo bebe un gato no tiene ninguna importancia, Stocker tiene una respuesta. «La ciencia nos permite observar los procesos naturales con otros ojos y entender cómo funcionan las cosas, incluso si eso consiste en averiguar cómo mi gato se toma su desayuno», explica con humor. No solo eso. La investigación inspirada por «Cutta Cutta» también pueden ayudar al desarrollo de tecnología robótica.

  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Científicos españoles identifican en Santo Tomé el lugar exacto de la batalla de Baecula, librada hace más de 2.000 años entre romanos y cartagineses en la provincia andaluza
Tener dos dedos de frente, contar hasta diez o el amor es ciego son creencias populares con un fundamento biológico
Lo último...
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Prueba los nuevos juegos web

  • Feed Us Happy

    Vuelve la bestia del mar en este genial juego flash online, en esta ...

  • Bobble Bombs

    Este es un juego flash online de ingenio en el que deberás colocar ...

  • El Chavo

    Diviértete con este genial juego flash infantil de las travesuras del ...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.