null

Lujuriosos y promiscuos por la longitud de sus dedos

Científicos aseguran que los neandertales eran más lascivos que los hombres modernos tras estudiar la forma de sus manos

Día 03/11/2010 - 16.49h
Su capacidad para ser infiel y su afición a un sexo «variado» quizás puedan ser descubiertas por la longitud de sus dedos, un detalle que seguramente nunca podrá poner como excusa ante un desliz. Al menos, esta prueba ha sido suficiente para que un grupo de investigadores británicos afirme que nuestros antepasados neandertales tenían una conducta promiscua y lujuriosa como el más entregado de los casanovas. Por si fuera poco, y gracias a la misma observación de las manos, aseguran que otro grupo de primates homínidos, los Ardipithecus, que algunos científicos incluyen en nuestro linaje, tenían el mismo concepto de libertad sexual que manifiestan alegremente los grandes simios actuales. En otras palabras, la idea de la monogamia no iba con ellos. Este sorprendente estudio aparece publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B.
Lujuriosos y promiscuos por la longitud de sus dedos
AFP 
Reproducción de un neandertal en un museo

Científicos de la Universidad de Liverpool, Shouthampton y Calgary (Reino Unido) analizaron los restos fósiles de dedos de simios primitivos y homínidos extinguidos para conocer los niveles de exposición de estas especies a los andrógenos prenatales, un grupo de hormonas muy importantes en el desarrollo de características masculinas como «la agresividad y la promiscuidad», según los investigadores.

Los andrógenos, como la testosterona, afectan a la longitud de los dedos durante el desarrollo de feto. Altos niveles de estas hormonas aumentan la longitud del cuarto dedo en comparación con el segundo, dando lugar a un bajo índice en la tasa del dedo anular.

Los expertos analizaron los dedos fósiles de neandertales y simios primitivos, así como de homínidos Ardipithecus ramidus y Australopithecus afarensis. El equipo descubrió que las tasas del dedo anular en los neandertales eran más bajas que en la mayoría de los humanos actuales, lo que sugiere que habían estado expuestos a altos niveles de andrógenos prenatales y, como consecuencia, eran más promiscuos y competitivos. Más «machotes», en el sentido más clásico y trasnochado, claro.

Un grupo monógamo

Los resultados también sugieren que los primeros homínidos, Australopithecus que datan de hace entre tres y cuatro millones de años, eran probablemente monógamos, mientras que los primeros Ardipithecus eran muy promiscuos y más similares a los grandes simios actuales. Los investigadores señalan que aunque el registro fósil es limitado en este período y se necesitan más fósiles para confirmar sus descubrimientos, este método podría resultar una interesante vía para conocer cómo ha evolucionado nuestra conducta social.

Aquellos que hayan empezado a mirar la longitud de sus dedos para justificar su conducta tienen una segunda excusa: más del 2% del genoma del ser humano moderno procede de los neandertales.

  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Investigadores insisten en la existencia de la primera supertierra descubierta en zona habitable, rechazada por otros estudios
José Manuel Nieves Encuentra aquí todos los vídeos del blog que te explica las noticias científicas
    Retos que ponen a prueba nuestra capacidad para el pensamiento lateral
    Lo último...

    Prueba los nuevos juegos web

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.