Editoriales

Editoriales

Mucho que mejorar

El informe anual de la OCDE refleja las deficiencias habituales del sistema educativo español, así como el fuerte desajuste entre la educación y el mercado de trabajo.

Día 08/09/2010
A pesar del triunfalismo gubernamental en la interpretación de los datos, el informe anual de la OCDE continúa reflejando las deficiencias habituales del sistema educativo español, que nos sitúan muy por debajo de las expectativas razonables para una sociedad con alto nivel de desarrollo. Es lógico que España se acerque a la media de los países evaluados, ya que el margen de mejora es muy superior, pero el hecho de acortar distancias no significa que los índices sean satisfactorios. En el informe queda claro que hay un fuerte desajuste entre la educación y el mercado de trabajo, lo que provoca, por ejemplo, que el 44 por ciento de los titulados superiores entre los 25 y los 29 años ocupe puestos de cualificación inferior a sus estudios, frente al 23 por ciento de media en la OCDE. En el mismo sentido, la carencia de titulados de Formación Profesional de grado medio es la eterna asignatura pendiente, con datos que se sitúan catorce puntos por debajo de los de los países comunitarios que forman parte de la organización que emite el informe.
El esfuerzo de inversión pública en educación empieza a situarse en niveles adecuados, pero no hay garantía de que las previsiones oficiales se mantengan en tiempos de reducciones presupuestarias generalizadas. Tampoco debe ignorarse el coste que supone la heterogeneidad de modelos educativos entre diferentes comunidades autónomas. Por supuesto que las generaciones actuales gozan de más y mejores opciones para su formación, pero ello es consecuencia lógica del éxito social y económico del conjunto de los españoles y no puede atribuirse —como algunos pretenden— a los supuestos méritos de un Ejecutivo ávido de buenas noticias.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.