Galicia

Galicia / LIBROS

Ensayo sobre la propia

Un ensayo editado en La Coruña desbroza la vida y obra de Antonio Vivaldi. Javier Álvarez Vizoso trenza un manual de la lucha por la existencia.

Día 02/09/2010
Un viaje a lo más profundo del ser humano que, a veces, utilizando los mecanismos de defensa de los que está dotado, maquilla su realidad para convertirla en un paisaje de Carroll. El autor utiliza la música, como podría haber utilizado la pintura, la danza o cualquier otro arte, para adentrarse en el análisis del ser humano y sus contradicciones, obsesiones, frustraciones, metas... En suma, para bucear y explorar en el propio hecho de vivir, como abiertamente se lee en su Invitación a lo desconocido.
Desde el inicio de la obra anda dejando mensajes -a veces subliminales a veces directos- para que el lector tome nota y pueda aprovechar, si así lo desea, las experiencias personales del que escribe. Como si fuera dejando marcas en los árboles y matojos del sendero que ha recorrido hasta el momento y para que, si llegara otro caminante a esa misma senda, se pueda orientar en una de las múltiples salidas.
La vida es única, como lo es cada pieza musical, por eso se debe encontrar el camino que cada uno tiene y cada pieza ofrece. Porque la música -la vida- se vive desde arriba, con mente abierta y sin clichés preestablecidos, donde la emoción no tiene modelos, sino que invade y destroza el ser a capricho, para que las sensaciones sean personales e intransferibles. Y aunque estas sensaciones sean individuales e intransferibles no quita que existan puntos en común entre la diversidad de mortales.
Nada hay nuevo bajo el sol pero las posibilidades de combinación de situaciones son infinitas.En realidad no se trata de un libro de ensayo sobre música sino de un manual de la lucha por la existencia y supervivencia, basado en la experiencia personal. Es una atrevida «resonancia magnética» del autor, de sus sentimientos, aprendizajes... Y va dirigido no sólo a los iniciados en el arte de las sensaciones acústicas sino a todos aquellos que intentan escribir en el pentagrama de su propia vida, con y sin renglones torcidos, porque la grafía es el reflejo de la personalidad de quien escribe.
Transparencia
Vizoso desabrocha la botonadura de la camisa y deja ver y sentir su palpitar, para explicar que hay diferencias entre realidad e ideales, entre apariencia y sentimientos, entre fondo y forma, entre máscara y faz, como ocurría en las antiguas tragedias griegas. Pero no por ello cada Orfeo debe dejar de tocar su lira o componer sus poemas, con independencia de la belleza del resultado o de la musicalidad de la rima. Entendiendo que para la belleza tampoco existe un canon único sino que la realidad física y espiritual está mediatizada por el color del cristal que en cada momento se use e incluso por el estado anímico con el que se aborde la experiencia.Todos intentamos explicar cuanto ocurre, cuando en realidad lo que intentamos es explicarnos a nosotros mismos para dar sentido a la existencia.
Para ello estructura el libro desde una perspectiva cronológica musical, desgranando en el camino sus pensamientos filosóficos, crisol alquímico de Vizoso, a modo de ritornello monteverdiano que abre la puerta a la reflexión y a la catarsis.No se trata de un libro de música, ni de filosofía, ni de historia, ni siquiera autobiográfico, sino de todo esto y sus contrarios. De la propia contradicción del hombre, de la búsqueda del Grial, en suma: de la justificación de la propia existencia.
Reinventado el Edén
Vizoso nos viene a decir que la perfección, el Arte o la Vida, no existen como absolutos sino que presentan un amplio espectro experimental individual donde los matices los aporta el propio individuo, a pesar de los cánones mentales que los teóricos del pensamiento, los estetas del paisaje o los estilistas, pretenden establecer para explicar la existencia. Y esta existencia la compara con el Requiem mozartiano, en un intento de afirmar que toda obra responde a la realidad de quien la crea en mayor o menos medida. Incluso cuando hay un intento voluntario de evitarlo.
Habla de la necesidad de inventar nuestro Eden, como único medio de no caer en la desesperación y el fanatismo. Algún lector podría, incluso, suponer que ese Paraíso es la encarnación del «cielo» del que hablan los creyentes, o de la felicidad permanente como panacea última. Y la clave para obtener esa felicidad reside en encontrar algo estable, inmutable, y que nunca nos abandone. ¿Qué mejor asidero que encontrarnos a nosotros mismos? Si se quiere encontrar este elemento inmutable en el que sostenerse, todo lo que hay que hacer es tener una mente abierta, reconocer que se necesita ese algo inmutable, y mirar en el propio interior.
Morir
La muerte es una de sus obsesiones, como lo es el comprobar que el siglo que le vio nacer ha hecho un tratamiento mercantilista de todo, incluido el tiempo. Utiliza a Berlioz para explicar la lucha por los objetivos en la vida, sabiendo que no siempre se encuentran los resultados apetecibles, siendo Cronos quien retome la lucha, incluso cuando el finado ha dejado al Cancerbero su tarjeta de visita. Y es que es complicado que alguien se adelante a su época.
Perseguir los propios sueños, pero nunca dejar que éstos o mejor dicho que se interpongan en la propia felicidad. Quedarse con las cosas buenas de la vida. Dedicarse a ser feliz, a vivir la existencia a la que nos hemos visto abocados. Mahler le sirve para demostrar que no existen cánones emocionales -ritornello- en la existencia humana. Todos somos parte de un mismo sentir, con independencia de procedencia, estatus social, profesión... Donde la existencia es más sencilla de lo que imaginamos, a pesar de las complicadas explicaciones que pretendemos dar a todo. «Pienso luego existo, soy luego moriré». Todo es transitorio.
La obra se mueve entre el anclar los pies en el asfalto y el ejercicio argumental de demostrar todo, para dejar de manifiesto la propia contradicción humana, la necesidad de desapego a cánones y la necesidad de buscar un mástil -como Ulises- para dar seguridad a la navegación por la vida y no volverse loco con el canto de las sirenas.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es Galicia en ...

Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.