Sociedad

Sociedad

Pulmones de laboratorio que «respiran» como los naturales

Científicos estadounidenses logran que los nuevos órganos bioartificiales intercambien gases

Día 25/06/2010 - 17.36h
imágenes de science
imagen anteriorimagen siguiente

Primero fue el corazón, después el hígado y ahora le llega el turno al pulmón. Un equipo de investigadores de la Universidad de Yale ha dado un nuevo paso en la creación de órganos de laboratorio al desarrollar un pulmón funcional. Al implantarlo en ratas, los investigadores comprobaron que los nuevos pulmones facilitaban el intercambio gaseoso, el proceso por el cual la sangre recibe oxígeno desde el aire y se desprende de anhídrido carbónico. Este intercambio es la principal función de los pulmones y se produce en los alveolos. Los detalles de este experimento se publican en la revista «Science».

El proceso de creación del nuevo órgano es similar al que han seguido otros grupos para lograr el nacimiento de corazones e hígados. Partieron de un órgano original al que despojaron de todas sus células, tras un proceso laborioso de limpieza con detergentes biológicos para eliminar todas las células de los pulmones y del árbol respiratorio. De ese lavado, sólo quedó su estructura, un pulmón al desnudo.

Después ese esqueleto se repobló con nuevas células pulmonares que fueron construyendo el nuevo órgano como si fueran ladrillos biológicos. Esas células se cultivaron durante ocho días en un bioreactor capaz de reproducir el ambiente fetal en el que crecen los pulmones durante la gestación.

Lo más impactante fue comprobar que los nuevos pulmones, una vez implantados en las ratas eran capaces de intercambiar oxígeno y anhídrido carbónico, como si fueran sus auténticos pulmones. Sólo se ha logrado en ratas, pero «es el primer paso para abordar la regeneración de pulmones de animales más grandes y de humanos», decía Laura Niklason, autor principal de la investigación.

Las posibilidades, abiertas

El desafío es importante, tanto como las posibilidades que se abren. Ya se han generado corazones bioartificales de ratón y cerdo capaces de latir y bombear sangre. Los expertos en medicina regenerativa sueñan con aplicar estas técnicas para acabar con la carencia de órganos humanos para trasplante.

Aunque se necesiten órganos humanos como plantillas sobre los que crear el nuevo tejido, se podría contar con una fuente casi inagotable de corazones, hígados o pulmones de repuesto. Para ese fin podrían utilizarse órganos que hoy son inservibles por sí solos. Una vez despojado de sus células se repoblaría con las del paciente que las fuera a recibir sin miedo al rechazo. El trasplantado no necesitaría fármacos inmunosupresores porque su cuerpo reconocería como propio su nuevo órgano bioartificial.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.