Martes , 08-06-10
Querida ministra:
Le confieso que, hasta ahora, no me había tomado muy en serio el uso de términos femeninos cuando se trata de atribuir condiciones o cualidades y características a mujeres y masculinos cuando se trata de atribuírselos a hombres.
Me hacía, incluso, recelar por la cacofonía que percibía al oír «miembra» o «periodisto», pero ayer, reflexionando sobre ello, me di cuenta de la gran importancia que tiene, pues puede cambiar la atribución de cualidades.
Sin ir más lejos, usted querida Bibiana, es una víctima de ello, pues con frecuencia es calificada como «un cargo público» cuando, según su teoría, que en este caso comparto al 100 por ciento debería de ser calificada por su condición como «una carga pública». Le envío un fuerte abrazo (aunque al ir dirigido a una fémina quizá debería decir una fuerta abraza).
Rafael García Gutiérrez
Madrid
¿A quién beneficia
la huelga?
La huelga es un recurso de protesta de la época de la Revolución Industrial. Sin entrar en análisis históricos, es oportuno recordar que hay huelgas de muy diferentes tipos -la japonesa- que no suponen una sangría al bolsillo de los trabajadores. Los sindicatos, parece, todavía no han descubierto el potencial de las nuevas tecnologías. Hay miles de ideas que no tienen por qué afectar a nuestros bolsillos. Un día de huelga nos puede costar la cantidad equivalente al recorte que nos hará el Gobierno (que no es sólo de un 5 por ciento). Por otra parte, ¿a qué destinarán los Gobiernos los dineros que dejarán de pagar a los huelguistas? ¿A sanear bancos? Y, señores sindicatos, en cuatro días, otra huelga. Del mismo corte. ¡Para variar!
Con el recorte de sueldos, el Gobierno ha conseguido otro efecto nocivo: el de la potenciación del odio -manía, si quieren- hacia los funcionarios. Pero nadie recuerda que desde la época del PSOE de Felipe González estamos perdiendo poder adquisitivo. El gran «boom» del consumo desmedido no nos llegó porque nuestros sueldos nunca nos lo han permitido. Y, para llegar donde estamos, hemos tenido que invertir años de estudio y oposiciones. Nadie nos ha regalado nada porque no somos cargos de confianza. Ser funcionario no es ningún chollo.
Salvador Pallar_s-Garí
Valencia
La metamorfosis
de Miley Cyrus
Te he seguido a través de mi hija de once años y la verdad es que nos parecías una gran artista, con buena voz y tablas sobre el escenario. Lo primero que pensé al verte aparecer sobre el escenario de Rock in Rio fue que ya no eres Miley Cyrus, sino Miley «Sado». Tu atuendo era más propio de Lady Gaga, pero, pobre Miley, a lo mejor nadie te había explicado que el domingo era el día de las familias en Rock in Rio y que te ibas a dirigir a un publico infantil (sí, por mucho que reniegues ya de Hanna Montana). Me arrepiento de haber asistido con mi marido y mi hija a un espectáculo lleno de sensualidad y sexualidad de lo más ordinario. ¿Qué pretendes enseñar a tus fans? Quizá lo tuyo fue una sesión de Educación para la Ciudadanía, y nosotros sin saberlo. Con todo, te deseo todo lo mejor, pues tu voz es una maravilla. No te hace falta mostrar carnes.
María de la Luz Jiménez
Madrid
Vertido de BP
Sorprende que a fecha de hoy nadie haya recriminado a Obama la pésima gestión que está haciendo del imparable vertido de petróleo en el Golfo de México. Me pregunto qué hubiera pasado si en vez de Obama aún estuviera gobernando George Bush
Eugeni del Castell
Barcelona

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...