Valoración:
El perro se abalanzó sobre el niño y le mordió en el cuello cuando estaba en los brazos de su madre
Actualizado Martes , 08-06-10 a las 08 : 21
Un niño de tres años murió ayer en Santa Cruz de Tenerife como consecuencia del ataque de un perro pitbull en su propia casa. Según los primeros indicios recogidos por la Policía Local, el episodio se produjo cuando la víctima estaba en brazos de su madre.
La herida que le causó la muerte al niño llegó como consecuencia de una mordedura en el cuello. Muchos de los perros genéricamente conocidos como de raza pitbull se encuadran en lo que la normativa cataloga como animales «potencialmente peligrosos», precisamente, por la potencia de su mordedura.
Al parecer el perro es propiedad del padre del niño y el ataque se produjo en el interior de la vivienda familiar, situada en el barrio capitalino de La Gallega, poco después de las tres de la tarde, sin que se conozcan todavía más detalles acerca del animal, que fue trasladado al albergue comarcal Valle Colinos. Al juez de turno le corresponde decidir el destino del perro, que podría ser sacrificado, si se sigue el patrón de otros casos similares.
Los padres del niño, tras certificarse su muerte en el Hospital de La Candelaria, se encontraban ayer en estado de «shock», según fuentes cercanas a la investigación, que buscaron por todos los medios aislarlos de la previsible conmoción que se produjo en este popular barrio santacrucero.
«Una mordedura terrible»
Aún a la espera de que los peritos ofrezcan mayores datos acerca del perro, el presidente del Colegio de Veterinarios de Las Palmas, Manuel Morales, aseguró a este periódico que esta familia canina se caracteriza por «una mordedura terrible», que supera cinco veces la de cualquier otro perro. «Algunos, como se sabe, tienen cierta genética ante la presa, que les lleva a morder y tardar en soltar», dijo, además de calificar de «normal» el peso de este ejemplar, que supera con facilidad los 20 kilos y en la mayoría de los casos ronda los 25.
«Hay razas y razas. Algunas son sociables por naturaleza, pero estas requieren un control especial, ya que tienden a una sociabilidad individualizada», un aspecto que se vincula con las frecuentes escenas de celos protagonizadas por estos perros. La legislación establece condiciones a la tenencia, como superar un examen psicológico, la contratación de un seguro y la obligatoriedad del bozal.
En lo que va de año, en España han trascendido unos nueve ataques -dos de ellos mortales- protagonizados por perros de razas consideradas peligrosas.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Comentarios:
Más noticias sobre...
Facebook ABC.es