Valoración:
Lunes , 07-06-10
Se trata, resume Isabel, la directora de la escuela infantil Piruetas, de «eliminar barreras». «Aquí en la escuela el «diferente» es el protagonista, porque logra una vida propia y se convierte en uno más». «También de conseguir normalizar una situación que en algunas familias se ha convertido en un drama», reconoce. «Muchos padres no tenían antecedentes familiares, no habían sufrido complicaciones ni durante el embarazo ni en el parto y, de pronto, se encuentran con esta inesperada situación en sus vidas». Piruetas dispone de muchas estrategias para ayudarles. Una de ellas es la «escuela de padres», donde se trabaja muy directamente con ellos. Existen cursos por las tardes que duran todo el curso donde se les enseña el lenguaje de los signos. Sólo así, explica Isabel, «se puede restablecer un vínculo entre los progenitores y el niño que en muchos casos llega roto y hay que reconstruir». Es importante señalar que a esta clase acuden también muchos papás con hijos oyentes.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es