El cantante argentino y líder de Los Rodríguez lanza una encendida proclama en defensa de la Fiesta en el programa Buenafuente
Actualizado Viernes , 04-06-10 a las 17 : 55
Andrés Calamaro, alma mater del grupo Los Rodríguez, protagonizó ayer un intenso y valiente momento televisivo en el espacio Buenafuente, de La Sexta, defendiendo de forma original y apasionada la fiesta de los toros y soprendiendo al propio presentador cuando el cantante argentino aparcó el guión de la entrevista para desviarla hacia la amenaza de prohibición en Barcelona:
Tal como recoge hoy Burladero.com, el artista espetó: «Estoy un poco avergonzado por aquello de mi compatriota que juntó firmas para abolir esta tradición noble de mirar a los ojos a la eternidad, el arte y la muerte, las corridas de toros, que un argentino colabora para hacer desaparecer en la nación, en Cataluña. Falta que un uruguayo vaya a Valencia a prohibir la paella».
La intervención de Calamaro se produce pocos días después de que el Parlamento de Cataluña haya salvado su último escollo para llevar a cabo la prohibición de los toros en esa Comunidad. Calamaro admitió que le gusta «tocar estos temas políticamente incorrectos, por eso que en el taxi, en el único papel que tenía a mano, comencé escribiendo conceptos para tenerlos en mente, para que no se me escapé nada y terminé dándole toda la forma que me dio el espacio en el papel».
«Quiero aprovechar que estoy contigo en este, el único programa que se deja ver, serio en el buen sentido, para renunciar a mi progresía. Llegué siendo un progre de toda la vida, un simpatizante de izquierdas, una persona bien pensante, y me voy de aquí convertido en otra cosa, tal vez en un hedonista ético, en un burgués social...», explicó.
El manifiesto de Calamaro
En´ese momento fue cuando el artista lanzó su proclama, con estas palabras:
«Con solemnidad y no sin cierto pesar, renuncio con el estado televidente español de testigo a mi status de progre, sospechado de rojo y libre pensador. Renuncio a la progresía porque quiero corridas en Cataluña, quiero correrme en una Fiesta de arte y muerte, verte correrte de buena suerte, y es más, quiero que vuelva José Tomás en Barcelona de nuevo y no me muevo de mi respeto a las tradiciones y que los papelones los haga mi compatriota que juntó cuarenta firmas por la derrota de esta fiesta que pintaron Goya y Picasso y por si acaso no quedó claro, le aclaró mi buen Andreu, que hago culto por la libertad de culto y si prohibir es progesía y el progre es rabioso anti rojo, mi antojo es renunciar al progresismo ahora mismo. ¡Toros sí!».
La respuesta del público fue una cerrada ovación. Y el cantante continuó: «Libertad de expresión no siempre es expresión de libertad. Pero me muevo con cierta comodidad en lo que es la incorrección política, y me parece que estoy en el lugar indicado para desarrollar mi instinto aunque prefiero evitar los comentarios de los lectores en los foros porque la verdad es que son xenófobos e intolerantes al cubo».
Buenafuente esgrimió el argumento del sufrimiento animal, a lo que replicó: «La próxima vez que vayamos a comer carne, digamos que nos garanticen que este solomillo ha muerto de viejo, o de risa. ¿Murió de risa este solomillo?».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...