Viernes , 04-06-10
Sólo tiene ocho meses de edad y 5 kilos de peso. Era un bebé, varón, con los días contados porque su corazón fallaba. Sufría, y sufre, una miocardiopatía dilatada, enfermedad del músculo cardiaco que afecta a las cavidades del corazón, debilitándolas y reduciendo su capacidad de bombear la sangre. Ahora tiene la esperanza de vivir muchos años. En el hospital madrileño de La Paz le han puesto un corazón artificial que le ayudará a ganar tiempo hasta el día que aparezca un donante para un transplante.
Este nuevo «milagro» de la ciencia se ha llevado a cabo por profesionales del Servicio de Cirugía Cardíaca Infantil del citado centro hospitalario madrileño. Allí se ha implantado un órgano artificial a ese niño de ocho meses. De todas formas, es el séptimo corazón de estas características que se coloca a un niño en La Paz, un centro de la Comunidad de Madrid, que ya consiguió en 2006, y por primera vez en España, que otro niño aguantara con un órgano artificial hasta que se produjo el trasplante.
Lista de espera
El doctor Fernando Villagrá, jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca Infantil, lo ha dicho muy claro: «Con esta técnica, lo que tratamos es de ganar tiempo. Dar tiempo al paciente, que está en una situación crítica, hasta que llegue un corazón procedente de donación». Villagrá recuerda que en la donación para trasplante cardiaco infantil, suele haber una lista de espera de más de dos meses «incluso en situaciones de extrema gravedad».
El corazón artificial, esa especie de prórroga para que la vida siga, bombea la sangre en casos de insuficiencia cardíaca severa. «Es eso, como una bomba -dice el doctor Villagrá-, que inyecta sangre y aspira sangre». En efecto, la mecánica del corazón artificial es una asistencia al ventrículo izquierdo, al derecho o a ambos. En este caso se ha conectado el ventrículo izquierdo para ayudar al corazón a impulsar la sangre hacia la aorta, el vaso sanguíneo principal del cuerpo.
El motivo más común
La miocardiopatía dilatada, la dolencia que sufre el bebé operado esta semana en La Paz, es una de las principales causas de insuficiencia cardíaca y el motivo más común para necesitar un trasplante de corazón, según fuentes del hospital madrileño.
En este caso, el bebé fue diagnosticado en los primeros meses de vida. Llevaba tres en lista de espera de trasplante. Pero ingresó el pasado 8 de mayo en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos con un gran deterioro clínico. Por eso se decidió implantar la asistencia ventricular mecánica con corazón externo pulsátil -es decir, el corazón artificial- el pasado 31 de mayo.
En la mitad de tiempo
La operación duró seis horas y media. Desde las nueve de la mañana hasta las tres y media de la tarde, exactamente. La experiencia con que cuenta el equipo de Cirugía Cardíaca Infantil le ha permitido reducir a la mitad la estancia en el quirófano: la primera, en el año 2006, duró más de doce horas.
En esta intervención también han participado profesionales médicos y de Enfermería de los servicios de Cirugía Cardiovascular Infantil, Cardiología Infantil, Anestesia y Reanimación así como de Cuidados Intensivos Pediátricos.
El bebé, según las mismas fuentes hospitalarias, se encuentra estable en la UCI y ha despertado sin signos de daños neurológico, una complicación al parecer habitual en estos procedimientos. Se espera que en los próximos días pueda ser extubado para que respire por sí mismo, que pueda alimentarse también por sí sólo y que pueda ser trasladado a planta, fuera de los cuidados intensivos.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es