El Loro Parque, denunciado ante la Guardia Civil por «maltrato animal»
ABC Instantánea de uno de los monitores del Loro Parque haciendo uno de los ejercicios programados con las orcas
Jueves , 20-05-10
La Asociación de defensa de los animales Proyecto Gran Simio remitió ayer a la sección de protección del medio natural de la Guardia Civil (Seprona) una denuncia contra el delfinario y el orcario del zoológico Loro Parque de Tenerife, al considerar se está cometiendo una infracción grave a la Ley de Zoológicos por «maltrato animal a los delfines y orcas».
La asociación ha pedido a la ciudadanía que «antes de entrar a ver estos actos circenses, antinaturales de unas especies» como los delfines y orcas, se lo piensen «dos veces y se informen sobre las penurias que están pasando en esas jaulas de piscina, acostumbrados a nadar millas y millas en línea recta y sumergirse a más de 500 metros».
Según los denunciantes, se fuerza a los animales a realizar números acrobáticos con premios de comida, «por lo que les tienen con hambre para que realicen los ejercicios». En la denuncia explican se les obliga «a nadar en círculos en sus pequeños estanques o simplemente flotando», donde realizan actuaciones «impropias» de la especie «a cambio de pescado muerto, rayando en ocasiones la ridiculez y transmitiendo a los espectadores un falso comportamiento de los delfines y orcas que en la naturaleza jamás realizarían», por lo que no se está «educando ni realizando estudios científicos para la conservación de la especie como bien indica la Ley de zoológicos».
Consideran además que se contraviene lo expuesto en la Ley 31/03 de Conservación de la Fauna en los Parques Zoológicos, que en su Exposición de motivos dice, textualmente, que «los parques zoológicos deben tener como función el fomento de la educación y de la toma de conciencia por el público en lo que respecta a la conservación de la biodiversidad».
Los espectáculos circenses de los delfinarios y orcarios tienen como único objetivo el de entretener a los espectadores mediante la «utilización de estos animales marinos en números aprendidos ajenos a su naturaleza y con la única finalidad de hacer reír a los visitantes, por sus comportamientos anormales de la especie», denuncian.
Asimismo, apuntan que unas de las recomendaciones del manual editado por el Ministerio de Medio Ambiente aconseja que los Parques Zoológicos «no deberían consentir la utilización de sus animales en espectáculos ni en otras actividades similares que se encuentren claramente alejadas de las tareas educativas».
Problemas de espacio
Para los denunciantes, otro elemento más que va contra del bienestar animal es el referido al sónar; que en la naturaleza utilizan los delfines, orcas y demás cetáceos, para comunicarse, detectar peces, presas, arrecifes de coral, predadores, etc. «Los cetáceos se orientan por el sonido y continuamente «escanean» sus alrededores», explicaron a tenor de la denuncia.
En este sentido, agregaron además que en el delfinario y orcario, «el uso del sónar por los delfines y orcas se convierte en una tortura ya que rebotando en las paredes, les obliga a oírse a sí mismos constantemente».
También señalaron que en la ley de zoológicos se establece que debe existir un plan de nutrición adecuada para los animales, dentro de un Programa avanzado de atención veterinaria, «que no se cumple en el delfinario».
Por otro lado, y para conseguir que los delfines y orcas hagan los trucos circenses en cada espectáculo, el entrenador debe conseguir un control total sobre ellos, por lo que estos animales, una vez que se han rendido a comer «pescado muerto por el hambre», se les enseña a que solamente recibirán la comida «cuando lleven a cabo el guión deseado, forzando de esta forma a que realicen comportamientos anormales para éstos cetáceos», explicaron los responsables de la asociación.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es