Chasco en el Camp Nou
BarcelonaInter
10
Barcelona: Valdés, Alves, Piqué, Touré Yayá, Milito (Maxwell, min. 46), Busquets (Jeffren, min. 62), Xavi, Keita, Messi, Ibrahimovic (Bojan, min. 62) y Pedro.
Inter: Julio César, Maicon, Lucio, Samuel, Zanetti, Cambiasso, Motta, Chivu, Sneijder (Muntari, min. 66), Eto'o y Diego Milito (Córdoba, min. 80).
Árbitro: Frank de Bleeckere (Bélgica). Expulso a Motta (min. 27). Mostró amarilla a Motta, Pedro, Julio César, Chivu
Gol: 1-0, min. 83: Piqué recibe en más que probable fuera de juego, dribla a Maicon y marca casi a puerta vacía.
Incidencias: Histórico llenazo en el Camp Nou, un espectacular mosaico azulgrana. Partido de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones 2009-2010.
Actualizado Jueves , 29-04-10 a las 08 : 55
No valieron ni caravanas ni conjuras y ni siquiera los jugadores del Inter odiaron la profesión de futbolistas por mucho que el Camp Nou fuera un infierno enfriado a medida que se consumía el tiempo y reenchufado de nuevo con el tanto de palomero de Piqué. Prometió el Barcelona dejarse la piel y acabó despellejado pese al triunfo, reincidente en su error de querer superar a una defensa impresionante. El Barça, víctima del 3-1 de la ida, se quedó corto y no estará en la final del Santiago Bernabéu, lo cual supone un chasco descomunal y más si se tiene en cuenta que en un banquillo de Chamartín estará Van Gaal y en el otro José Mourinho, antagonistas de la idiosincrasia de este Barcelona eterno que ayer renunció a su contrato con la felicidad. [Narración y estadísticas]
Nunca un guión parecía tan claro para un partido de fútbol, condicionado inevitablemente por lo sorprendente de San Siro en el marcador. Le valía al Inter resguardarse y accedió a ceder el balón sin oposición alguna, amparándose en la velocidad de Diego Milito para que cazara algún pelotazo entre el asedio azulgrana. Todo según lo previsto con el Barça alcanzando picos de posesión vergonzosos, acorralando con la fuerza de la grada a un rival al que no parecía incomodar la situación. Nadie parece entender tan bien el arte de defender como el Inter y hasta los más talentosos sirven para la brega, consigna primordial en el libreto de un Mourinho que llevó la cita a su terreno y que ganó sin discusión. A Guardiola, por el contrario, le encanta jugar estos partidos, sentirse protagonista desde la banda.
Al más puro estilo Cruyff, escuela de la que aprendió casi todo lo que sabe, dispuso de un once revolucionario con una defensa de tres (Alves, Piqué y Milito) en la que se incrustaba Touré cuando tocaba resguardarse, aunque apenas fue necesario ya que el oponente dimitió desde el inicio. Con ello, ganó el medio del campo sin apenas esfuerzo, pero le costó una barbaridad darle utilidad a tan aplastante dominio. Demasiado estático el ataque, con Ibrahimovic lento y errático una vez más como boya, sólo Pedrito y Messi asomaron en un primer acto que acabó sin goles, escenario idílico para los italianos. Sin embargo, el esfuerzo resultó extraordinario por la expulsión de Motta, que sacó sus brazos al aire para condenar al Inter a la renuncia de su única referencia ofensiva.
No pareció inmutar al Inter semejante contratiempo en la reanudación, que fue un monólogo calcado. En contra del Barça, si es que se le puede poner algún pero a este equipo, cabe remarcar la falta de ideas en una velada que exigía un plus, inoperante a la hora de generar ocasiones. Fue agonizando sin ideas y le metió en el partido el recurso intemporal de colocar a un zaguero en punta como Piqué, que alimentó la esperanza con un tanto en fuera de juego. No bastó para tocar el cielo en casa del eterno rival.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Mundial Sudáfrica 2010
Facebook ABC.es