última hora
Kicillof anuncia que no hubo un acuerdo para evitar la suspensión de pagos en Argentina
Valoración:
Publicado Jueves , 22-04-10 a las 01 : 18
El funeral del ex presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) Juan Antonio Samaranch se oficiará hoy a las 18.00 horas en la Catedral de Barcelona, adonde asistirán los Reyes y la Infanta Elena, después de que el padre del olimpismo moderno muriera ayer a mediodía a los 89 años en el Hospital Quirón de Barcelona por una parada cardiorrespiratoria.
A las 10.00 horas, el presidente de la Generalitat, José Montilla, recibirá el féretro y a los familiares de Samaranch en el Palau de la Generalitat, donde se instalará la capilla ardiente, a la que asistirán los Príncipes y la Infanta Cristina. La ceremonia civil tendrá lugar a las 10.30 horas con la presencia de dirigentes deportivos internacionales y otras autoridades en el Saló Sant Jordi, donde entrará el féretro acompañado del himno olímpico.
Después, representantes institucionales y del mundo del deporte, así como un representante de la familia pronunciarán sendos parlamentos, para concluir el acto con un discurso de Montilla. A partir de las 12.00 horas y hasta las 17.00 horas, la capilla ardiente quedará abierta al público. A esa hora se desplazará su féretro en coche fúnebre por Via Laietana hasta la Catedral. En el momento de la salida sonará el himno olímpico interpretado por el carillón del Palau.
El mundo del deporte está de luto
El ex presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, falleció ayer a mediodía en Barcelona a los 89 años a causa de una parada cardiorrespiratoria. Samaranch se encontraba ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital Quirón desde el pasado domingo afectado por una insuficiencia coronaria aguda. En el momento del fatal desenlace se encontraba rodeado de sus seres queridos.
El presidente de honor del COI llegó al hospital, por su propio pie, el pasado domingo al acabar de ver por televisión el partido de tenis de Rafa Nadal, y que estaba muy contento por su triunfo. A los veinte minutos de ingresar sufrió una parada cardiorespiratoria de la que se recuperó, y de la que se ha tratado hasta el final. Tras este colapso, Juan Antonio Samaranch no volvió a recuperar el conocimiento y hasta el momento de su muerte ha estado sedado. La muerte le ha sobrevenido por un fallo multiorgánico y una parada cardiorespiratoria.
El padre del olimpismo moderno
Samaranch sigue de cerca a Pierre de Coubertin en la clasificación de personajes más influyentes de la historia moderna del olimpismo, éste por inventárselo y aquél por reformarlo con tal profundidad que al propio barón francés le hubiera costado reconocerlo. La eliminación de la separación entre deporte amateur y profesional, la fructífera gestión de los derechos de televisión, la equiparación de hombres y mujeres en los Juegos y en el COI y, sobre todo, el punto final a los boicoteos políticos dieron la vuelta como un calcetín al COI que Samaranch heredó en Moscú en 1980 y convirtieron los Juegos Olímpicos en el acontecimiento de masas más importante del planeta.
Durante veintiún años dirigió el organismo con mano firme y con un carácter aparentemente frío y distante que, sin embargo, no le impidió cuidar las relaciones personales al detalle. Cuando convocaba una asamblea, siempre sabía que sacaría adelante sus propuestas: ni siquiera quienes, dentro del COI, le miraron siempre con recelo por sus relaciones con el franquismo se atrevieron a dirigirle en público sus críticas, porque él contaba con todos y llevó al extremo la máxima de que el mejor modo de combatir a un enemigo era unirlo a tus filas. Ordenaba a sus colaboradores mandar cientos de cartas de agradecimiento cada semana, firmadas por su puño y letra; su obsesión por tener contento a todo el mundo le llevó a repartir a diestro y siniestro la Orden Olímpica, máxima condecoración del COI: la recibió incluso el maitre del hotel de Lausana que atendía habitualmente a los miembros del organismo.
Se propuso, y lo cumplió, visitar todos y cada uno de los países asociados al COI, ideó el programa de Solidaridad Olímpica para ayudar a los deportistas de los países pobres y sufragó los viajes de periodistas del Tercer Mundo a Juegos y reuniones. Por ello, África, Sudamérica y Extremo Oriente le depararon siempre honores de jefe de Estado. Viajaba habitualmente en el avión que ponía a su disposición el mexicano Mario Vázquez Raña, presidente de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales, y siempre acompañado por Annie Inchauspe, más que una secretaria su sombra hasta el final de sus días. En los ratos libres entre una y otra escala le gustaba jugar una partida de dominó. Y en cuanto aterrizaba, sintonizaba Radio Exterior o llamaba a la central de EFE en Madrid para preguntar por los resultados de la jornada de liga o por el papel de cualquier español que estuviera compitiendo por el mundo.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Más noticias sobre...
Facebook ABC.es