Actualizado Jueves , 22-04-10 a las 21 : 41
La rueda de la cultura no se detiene. Las aspas del molino que limpian, fijan y dan esplendor a nuestra lengua castellana siguen girando, día tras día, letra a letra, palabra a palabra. Hace apenas un año, el 15 de mayo de 2009, el psiquiatra y escritor Carlos Castilla del Pino moría en Córdoba. Con su desaparición, el sillón “Q” de la Real Academia Española quedaba vacante. Doce meses después, la ilustre silla ya tiene nuevo dueño, el filólogo Pedro Álvarez de Miranda, que hoy mismo ha sido elegido por el Pleno de los Académicos, reunidos en la Docta Casa. Su candidatura había sido avalada por Manuel Seco, Carmen Iglesias y Eduardo García de Enterría. Álvarez de Miranda derrotó al otro aspirante, el también filólogo Juan Gil Fernández, cuyo nombre había sido propuesto por José Antonio Pascual, Salvador Gutiérrez y José Manuel Blecua.
Amplia formaciónNacido en Roma, en 1953, Álvarez de Miranda es catedrático de Lengua Española de la Universidad Autónoma de Madrid, y ya conoce lo que es la RAE, dado que durante trece años trabajó en su Seminario de Lexicografía, departamento del que fue subdirector entre los años 1993 y 1995. El nuevo académico es experto en Lexicografía y Lexicología, Historia del léxico español, Historia de la lexicografía española e Historia cultural del siglo XVIII. Precisamente, es Presidente de la Sociedad Española de Estudios del Siglo XVIII, así como vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Historia de la Lengua Española.
Pedro Álvarez de Miranda cursó el bachiller en el Colegio “Estudio” de Madrid, y posteriormente se licenciaría por la Universidad Complutense en Filosofía y Letras pero por partida doble, en dos carreras, Lingüística Hispánica y Literatura Hispánica. Por la primera de ellas obtuvo el Premio Extraordinario de Licenciatura. Igualmente es doctor en Filosofía y Letras (Lingüística Hispánica) por la Complutense madrileña, con Premio Extraordinario de Doctorado. Su tesis doctoral, que fue dirigida por Rafael Lapesa, versó sobre “La formación del léxico de la Ilustración en España durante la primera mitad del siglo XVIII (1680-1760)”. A lo largo de su estancia en el Seminario de Lexicografía (entre 1982 y 1995), dirigido sucesivamente por el propio Lapesa y Manuel Seco, fue encargado de la elaboración del Diccionario histórico de la lengua española. Ha sido profesor invitado en distintas universidades europeas y norteamericanas,
Y también participó en diversos Cursos para Extranjeros de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander. Igualmente ha trabajado en numerosos proyectos de investigación auspiciados por la propia Real Academia Española, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y la Universidad Autónoma de Madrid. Del mismo modo, pertenece a la Asociación Internacional de Hispanistas, y fue el creador del Portal de esta institución en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Asimismo, ha desarrollado su ingente labor investigadora y divulgativa en revistas como Dieciocho. Hispanic Enlightenment (Universidad de Virginia), Cuadernos Dieciochistas y Cuadernos de Estudios del Siglo XVIII.
Sus principales obrasEntre sus obras principales cabe citar Palabras e ideas: el léxico de la Ilustración temprana en España (1680-1760), Premio Rivadeneira de la Real Academia Española, una obra “de importancia decisiva en el ámbito de la Filogía Hispánica, según Fernando Lázaro Carreter.
Asimismo ha publicado más de un centenar de trabajos de investigación, tanto en revistas como en cursos, seminarios y congresos, como “Aproximación al estudio del vocabulario ideológico de Feijoo” (Cuadernos Hispanoamericanos, 1979); Palabras e ideas de la Ilustración (Barcelona, 1980); “Algunos diccionarios burlescos de la primera mitad del siglo XIX (1811-1855)”, Génova, 1984; “La expresión del concepto de „prejuicio en la época de los novatores y los primeros ilustrados” (Madrid, 1985); “Proyectos y proyectistas en el siglo XVIII español”, (Boletín de la Real Academia Española, 1985); “Una voz de tardía incorporación a la lengua: la palabra espectador en el siglo XVIII” (Bolonia, 1985); “En torno al Diccionario de Terreros”, (Bulletin Hispanique, 1992); “Siglo Ilustrado y Siglo de las Luces: dos denominaciones a caballo entre dos siglos” (1993); “La actividad lexicográfica de la Academia de la Historia a fines del siglo XVIII” (Salamanca, 1993); “Los proyectos enciclopédicos en el siglo XVIII español” (Universidad de Salamanca, 1997).

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es