Actualizado Miércoles , 21-04-10 a las 19 : 55
El gobierno de Nicolas Sarkozy presentará ante la Asamblea Nacional, a mediados de mayo, un proyecto de Ley destinado a prohibir totalmente el velo integral islámico.
A finales del mes de marzo pasado, el Consejo de Estado consideró contrario al Derecho la prohibición total del burka, sugiriendo al gobierno un amplio abanico de medidas administrativas y penales de carácter “disuasivo” que pudieran transformarse en Ley prohibiendo el uso en lugares públicos, castigado con multas, incluso con prisión, en casos excepcionales de incumplimiento de una previa “exhortación” o “conminación” solemne al abandono del velo integral islámico.
El presidente Sarkozy, sin embargo, ha optado por un proyecto de Ley mucho más duro, en apariencia al menos, que deberá ser aprobado por la Asamblea Nacional y el Senado, para entrar en vigor con relativa celeridad.
La decisión del Consejo de Estado culminó provisionalmente un largo proceso de toma de conciencia debate, reflexión y análisis jurídico. El mes de junio del 2009, varios diputados de izquierda y derecha pidieron la formación urgente de una comisión parlamentaria, alarmados por la importancia creciente del velo islámico integral, el burka, en la sociedad francesa.
Desde entonces, parlamentarios, partidos políticos y gobierno han protagonizado una compleja batalla de posiciones. La mayoría del grupo parlamentario UMP (Unión por un Movimiento Popular, conservador) es partidaria de un proyecto de Ley prohibiendo el burka. Una mayoría sociológica apoya tal proyecto, contestado por la extrema derecha y la izquierda socialista.
Jean-François Copé, presidente del grupo parlamentario UMP, tomó la delantera al gobierno, proponiendo su propio proyecto de Ley, prohibiendo el burka en los lugares públicos. Prudentes, Sarkozy y Fillon prefirieron consultar al Consejo de Estado (el máximo tribunal administrativo), para presentar su propio proyecto de Ley, esta primavera.
Tras conocer la opinión del Consejo de Estado, Sarkozy ha decido adoptar, en apariciencia, una línea dura: prohibición total, que pudiera justificarse, según fuentes gubernamentales, apelando a la dignidad y los derechos de la mujer en Francia.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es