Sábado , 17-04-10
A finales del siglo XVIII, cuando era el comisionado en Francia y España de la naciente Confederación norteamericana, Benjamin Franklin conoció los efectos de una erupción en Islandia que duró varios meses y que cubrió de cenizas toda Europa. Con su conocido espíritu científico anotó sus observaciones sobre los efectos que aquella nube volcánica tuvo para el clima el año 1783, en el que la temperatura descendió de tal manera que «no hubo verano» ni en Europa ni en América del Norte, y durante mucho tiempo una especie de niebla se mantuvo en grandes regiones a ambos lados del Atlántico.
Para algunos, Franklin es el primero en señalar la relación entre los fenómenos masivos que se producen en la atmósfera y las variaciones climáticas, aunque difícilmente podía prever que el volcán Eyjafjälla entraría en erupción en medio de un debate planetario sobre el cambio climático. Algunos científicos como el climatólogo de la Universidad de Viena Herbert Formayer se han apresurado a predecir que las cenizas en suspensión tendrán «un efecto refrigerante» tal como constató Franklin hace dos siglos.
Desde ese punto de vista, es muy probable que lo que está pasando estos días tenga una influencia directa en los debates sobre el cambio climático. Uno de los científicos más conocidos en el sector de los que contemplan con escepticismo las teorías que atribuyen a la acción del hombre las alteraciones climáticas, el francés Claude Allegre, hace tiempo que alertaba de que los estudios sobre emisiones de CO2 «no tenían en cuenta episodios gigantescos como las erupciones volcánicas».
En 1783 se produjo la destrucción de casi todas las cosechas de Islandia y de buena parte de la Europa septentrional con episodios de hambre que documentó Franklin en 1783. Es previsible que eso no sucederá ahora, pero los científicos aún no saben mucho más.
Jay Milles, de la Universidad de Tejas, que ha estudiado los volcanes islandeses durante 25 años, justifica la suspensión de los vuelos a causa de las nubes volcánicas, pero no se atreve a pronosticar qué va a pasar: «Es bastante probable que esta erupción pueda durar aún mucho tiempo, pero nadie lo sabe. Los volcanes en esa parte del mundo no se pueden predecir».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es