La presidenta del PP de Aragón y candidata a gobernar esa Comunidad se enfrenta al reto de erradicar definitivamente el estigma del agua
Luisa Fernanda Rudi: «Ya no cala la demagogia socialista con el agua»
Luisa Fernanda Rudi / IGNACIO GIL
Intenso bagaje político
Su cita con D7 en la Cámara Alta lleva a Luisa Fernanda Rudi a la reflexión de que «senadora es casi lo único que no he sido». Diputada autonómica de Aragón y diputada nacional en varias legislaturas (también actualmente), fue alcaldesa de Zaragoza y ocupó después la presidencia del Congreso, donde ahora cree que la ejecutoria de Bono «entorpece el debate». Su nuevo desafío es la candidatura a la presidencia de Aragón.
Actualizado Domingo , 18-04-10 a las 00 : 21
Aragón, plaza socialista, apuntalada en los últimos años por el visceral rechazo de muchos ciudadanos al fallido trasvase del Ebro que proyectó el Gobierno de José María Aznar. Una década después ese pesado lastre se va diluyendo y el diagnóstico de los sondeos, a un año de los comicios, es de empate. Luisa Fernanda Rudi se enfrenta al reto de erradicar definitivamente el estigma del agua. Y lo está haciendo puerta a puerta: «Desde que hace un año fui elegida presidenta del PP aragonés me he pateado todas las comarcas de Aragón y hemos trabajado en el acercamiento a la sociedad civil: nos hemos reunido con asociaciones de inmigrantes, de vecinos... con todo tipo de profesionales. Y ahora tenemos ya cerrado un calendario muy intenso». En él, despunta el acto que el partido celebrará el próximo 29 de mayo en Zaragoza, de alcance nacional y con presencia de Mariano Rajoy. El partido no ve fácil el objetivo de recuperar el Gobierno de esa comunidad, pero sí se siente espoleado por la sensación de que ha tomado la delantera y de que ha dejado algo descolocados a los socialistas. Así, mientras Rudi ya oficia y propone alternativas, el PSOE no ha dado aún proyección suficiente a su previsible candidata, Eva Almunia, actual secretaria de Estado de Educación.
La ex presidenta del Congreso de los Diputados recuerda que las dificultades internas no han faltado, más allá del agua: «No hay que olvidar que en 1999 el PP fue la fuerza más votada y que fueron los pactos los que llevaron a los socialistas al gobierno con el apoyo del Partido Aragonés y la abstención de IU. Y ese año ETA asesinó a Manuel Giménez Abad, precisamente la persona que estaba encabezando la renovación del partido en Aragón». Todo, en sincronía con el «mantra» contra el trasvase: «El PSOE supo azuzar bien la demagogia». Y caló. Y aún pesa. Pero Rudi cree que las expectativas del PP no quedan ahogadas en el Ebro, a estas alturas: «Es un tema sentimental, pero el paso del tiempo ha demostrado que las obras comprometidas avanzan a un ritmo lentísimo y que con las avenidas del Ebro continúan las inundaciones. Y que sigue habiendo problemas de abastecimiento cuando hay sequía y problemas de regulación para los regantes». Para la candidata del PP, «la guerra del agua la produce la irresponsabilidad de Zapatero al enfrentar a las Comunidades con un asunto de Estado. Hay hogueras que es muy fácil encenderlas y muy difícil apagarlas».
Delirios lingüísticos
Otro incendio innecesario es el de la política lingüística: «Con la Ley de Lenguas se ha pretendido normalizar el catalán allí donde se utilizan modalidades lingüísticas que se perderán irremisiblemente si esto se lleva a efecto». Y el colmo del delirio: «Sólo puede responder a una locura colectiva que se hayan constituido dos academias de la lengua, una de catalán y otra de aragonés. Y hasta se plantea que los ciudadanos puedan dirigirse a las administraciones en cualquiera de esas lenguas. Podemos llegar a estar en las Cortes de Aragón con cascos. Un auténtico despropósito y despilfarro». Ahora que apremia ahorrar, detalla, «hay en Aragón cien empresas públicas, un auténtico INI autonómico, en el que se ha contratado a una pléyade de asesores militantes y afines al PSOE». Por eso, anuncia, «dentro de nuestro plan de austeridad, reduciremos consejerías y direcciones generales».
Pero, ¿qué bazas de futuro tiene una Aragón escasamente industrializada y azotada por el despoblamiento? Rudi cree que «nuestro punto fuerte es la logística, por nuestra situación geográfica privilegiada a menos de 300 kilómetros de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia, áreas que suman veinte millones de habitantes». Por eso aboga por impulsar «el túnel ferroviario de gran capacidad en los Pirineos que Loyola de Palacio logró incluir en el Plan Europeo de Transportes y que no avanza por la falta de presencia y de fuerza de Zapatero en la UE». Además, dice, «tenemos que mejorar las comunicaciones cantábrico-mediterráneo para vertebrar la región».
¿Es el Gobierno de Esperanza Aguirre en Madrid modelo de referencia para Rudi?. «No, porque cada Comunidad tiene su especificidad, y mi referencia es el PP nacional. Sobre todo, los ocho años de gobierno nacional tan exitosos del PP. Ahí está un buen ejemplo de austeridad, eficacia y visión de futuro. Se demostró que mientras el político común ve a corto plazo, el hombre de Estado ve más allá».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es