El pleno del Tribunal Constitucional seguirá estudiando hoy el quinto borrador de sentencia sobre los recursos presentados por el PP, el Defensor del Pueblo y cinco Comunidades Autónomas contra el Estatut de Cataluña con todas las opciones abiertas, han informado fuentes de este órgano.
Los diez magistrados que deben pronunciarse sobre el asunto -Pablo Pérez Tremps, recusado por el PP, ha abandonado la reunión pasadas las 13:00 horas, después de que el pleno viera otros puntos que figuraban en el orden del día- prolongaron los debates hasta las 20:30 horas de ayer, cuando han aplazado la discusión hasta hoy.
Será por tanto este jueves cuando, previsiblemente, se lleve a cabo la votación que establecerá si, más de tres años y medio después de que se presentaran los recursos, hay sentencia sobre el Estatut o si el quinto proyecto redactado por la ponente Elisa Pérez Vera es rechazado, como sucedió con los cuatro anteriores.
Según las fuentes consultadas, las intervenciones en las que los magistrados han fijado hoy sus posiciones en el pleno han confirmado que el nuevo borrador tampoco ha logrado concitar un amplio consenso, por lo que los escenarios más optimistas contemplados al inicio de la reunión -su aprobación por 6 votos a 4, e incluso por 7 a 3- se dan por prácticamente descartados.
Quedaría, sin embargo, abierta la puerta a que los cuatro magistrados progresistas que antes del pleno respaldaban la ponencia -la propia Pérez Vera, Pascual Sala, Eugenio Gay y la presidenta, María Emilia Casas- logren un apoyo más, con lo que la sentencia quedaría aprobada siempre que esta última hiciera valer su voto de calidad.
Casas ha sido reacia durante todo su mandato a hacer uso de ese privilegio, pero el tiempo transcurrido desde la interposición de los recursos, la cercanía de un nuevo periodo electoral en Cataluña -los comicios autonómicos están previstos para el próximo otoño- y, sobre todo, la constatación de que las posturas son prácticamente inamovibles, podrían hacerle cambiar de opinión.
Aun así, ese voto de calidad sólo serviría si el bloque progresista consigue hacerse con un quinto voto, que podría ser el de Manuel Aragón, que a pesar de estar adscrito a este mismo sector y haber sido designado magistrado a propuesta del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se ha mostrado muy crítico con algunos de los aspectos más polémicos del Estatut.
Entre ellos figuran la inclusión del término "nación" en el preámbulo del Estatut, cuya constitucionalidad se justifica en el borrador de sentencia que está sobre la mesa en la abundante y reiterada jurisprudencia del tribunal sobre la falta de valor jurídico de esta parte del texto impugnado. El sexto y el séptimo votos, ya prácticamente descartados y que exigirían nuevos retoques a un borrador que ya lleva "mucha cocina", procederían de los conservadores Guillermo Jiménez y Ramón Rodríguez Arribas.
Los otros tres miembros del pleno, Vicente Conde, Javier Delgado y Jorge Rodríguez-Zapata, también adscritos al sector conservador, no han modificado en ningún momento su postura contraria a una sentencia que avale la constitucionalidad de la mayoría de los preceptos del Estatut impugnados.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es