Encerrados desde esta mañana en una Facultad madrileña, los Bardem, Almodóvar o Sacristán irrumpen con fuerza de nuevo en la escena pública en apoyo del juez. Cuba, el Sáhara o Irak también les removieron del sillón
Actualizado Jueves , 15-04-10 a las 14 : 16
Se les llamó el «sindicato de la ceja» o de la «zeja», con «Z» de Zapatero que fue el presidente cuya reelección apoyaron. Artistas por todos conocidos por sus méritos frente a la pantalla o detrás de un micrófono, como Miguel Bosé, Pedro Almodóvar, Concha Velasco, José Sacristán, Joaquín Sabina, Víctor Manuel, Guillermo «Willy» Toledo o la familia Bardem, decidieron aparecer en un vídeo respaldando la candidatura del socialista. Llegaron a crear la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ) que contó con 5.000 adeptos. Se criticó con fervor la manifestación pública de sus ideas políticas, las mismas que les habían dado el nombre de los del «No a la guerra», por su petición airosa en la calle de acabar con el Gobierno de José María Aznar por su apoyo a EE.UU. en la guerra de Irak (2003).

Quizá para acallar esas críticas andaban esta legislatura algo más silenciosos, demostrando sus ideas en algunas píldoras publicadas en medios de comunicación. Pero en los últimos tiempos hemos visto renacer el «hit» que les llevó al éxito: vuelven «los artistas de la zeja». ¿Y qué temas les motivan, qué causas les revuelven en el sillón?

Huelga de hambre de Haidar y CubaEn los últimos meses, hemos visto a un Willy Toledo especialmente batallador. El actor se desplazó al aeropuerto de Arrecife, en Lanzarote, donde la activista saharaui Aminatu Haidar permaneció postrada sin alimentos más de un mes. Posteriormente, dio otra sacudida a las mentes adormecidas con el tema cubano. La muerte de un disidente cubano, Orlando Zapata, en huelga de hambre como preso de conciencia en contra del régimen impuesto por los Castro en la isla, despertó sus controvertidas palabras: «Zapata era un delincuente común».
El actor lamentó que «se manipule absolutamente todo lo que sucede en Cuba», y calificó de «pasmoso» el hecho de que en España, y en Europa en general, «haya una especie de persecución obsesiva y paranoide contra el Gobierno cubano». El Estado cubano, «con sus miserias y sus grandezas, es un modelo a seguir en muchos aspectos; mucho más que muchos de los países que se llaman amigos de Europa, entre ellos por ejemplo Marruecos». Y ahí se creó el guirigay. Artistas de la ceja que se encontraban en el mismo acto donde él hizo esta declaración mostraron su apoyo por igual a Aminatu o a los Zapata, Fariñas y presos políticos cubanos. Hoy mismo, Willy ha vuelto con la activista del Sahara a un acto celebrado en Madrid, en el que ambos intervienen y que lleva por nombre «Jornadas de Estudio» de la Izquierda Unitaria Europea.

Por «GarZón»: el revival de los «artistas de la zeja»
El actor Willy Toledo, solidarizándose con Haidar / EFE
También Miguel Bosé armó la marimorena con su concierto promovido al alimón con el colombiano Juanes en La Habana. Y mientras Fidel Castro aplaudía el evento como una forma de vencer el bloqueo económico que pesa sobre Cuba, el concierto «Paz sin fronteras» estuvo a punto de no celebrarse por un rifirrafe acaecido entre Juanes, Miguel Bosé y autoridades cubanas. Al final, la sangre no llegó al río, y ya se piensa en celebrar los conciertos sin fronteras de 2010 en las ciudades fronterizas de Ciudad Juárez (México) y El Paso (Estados Unidos).
Y sobre Cuba llegó este lunes Joaquín Sabina a una rueda de prensa, en México D.F., y declinó abiertamente firmar ningún documento contra la situación en la isla mientras Estados Unidos mantenga la prisión de Guantánamo y el bloqueo económico. Sabina levantó el revuelo y la indignación del propio Gobierno mexicano tras una entrevista en el país azteca en la que afirmó: «Yo creo que el presidente Felipe Calderón fue muy ingenuo, por decirlo de buena manera, cuando planteó la batalla contra el narcotráfico. Parece mentira que no supiera que la Policía estaba completamente infiltrada y a sueldo. Y parece mentira que no supiera que esa guerra no la puede ganar él ni la puede ganar nadie».

El cantautor, columnista y poeta español fue respondido con premura: el secretario de Gobernación (cargo equivalente al de ministro del Interior) mexicano, Fernando Gómez Mont, aseguró que Sabina no debería esperar de México «una actitud acomplejada o revanchista» y le pidió más tolerancia y que el cantautor asuma «que vivimos en un mundo global».

Y, aparcando la melodía iberoamericana, en asuntos domésticos lo que ha animado a los artistas de la zeja a volver a escena es el proceso contra el juez Baltasar Garzón, con tres causas abiertas, no sólo la de investigar el franquismo y saber si prevaricó en este asunto. Cogieron el testigo por la tarde Pilar Bardem, Juan Diego Botto, Pepe Viyuela, además de Almodóvar o Sacristán y los escritores Luis García Montero y Almudena Grandes, entre otros, del acto celebrado por los sindicatos en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y en el que se dejaron caer lindezas del calibre de que los jueces del Supremo que procesarán a Garzón «son cómplices de torturas» o que el proceso que un juez dirime contra Garzón es una «vergüenza histórica» para España.

Anunciaron, por ello, acciones, todas las que puedan, hasta el día 22, cuando el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) adopte una decisión sobre la posible suspensión de sus funciones del juez por su investigación del franquismo. El club de la «zeja» la levanta por Garzón, también con una zeja, porque las víctimas del franquismo tienen derecho a un alegato legal, dijo Botto. Desde esta mañana, a las 10.00, están encerrados en una sala de la Facultad de Relaciones Laborales (ubicada en la madrileña calle San Bernardo), de nuevo con la aquiescencia de la Complutense, el mismo lugar donde, según recuerda la madre de la saga Bardem,«comenzaron las protestas ciudadanas en la última etapa del franquismo». Una especie de parangón simbólico porque a sus 71 años, la Bardem no creía que «volvería a tener que luchar contra el franquismo», dijo ayer en el anuncio público del encierro.

Como nota curiosa, han comenzado la protesta otro 14 de abril, día de la proclamación de la Segunda República en 1931, por la que se constituyó el Gobierno provisional presidido por Niceto Alcalá Zamora, con Zeta.

Enviar a:

¿qué es esto?