Habló con Rajoy dos veces este fin de semana para informarle del rescate a Grecia, que obliga a un cambio presupuestario
Actualizado Martes , 13-04-10 a las 11 : 57
José Luis Rodríguez Zapatero está convencido de que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña va a tener unos efectos «limitados» sobre la norma, más allá de la polémica partidista, porque la doctrina del alto tribunal es siempre la de armonizar el ordenamiento jurídico en su conjunto. Durante un café, sin micrófonos ni cámaras, con los periodistas que cubren su asistencia a la cumbre de seguridad nuclear, el presidente del Gobierno no quiso admitir, como sí hacen otros miembros de su partido, que el PSOE espera un fallo «interpretativo» más que derogativo de los aspectos polémicos (denominación de nación y otros). Sí admite que su experiencia le dice que «una cosa es la sentencia y otra la política catalana».
Zapatero reveló, por otro lado, que este fin de semana habló por teléfono dos veces con el presidente del PP, Mariano Rajoy, viernes y domingo, para informarle de las negociaciones que estaban teniendo a varias bandas con el primer ministro griego, Giorgios Papandreu, y con Herman Van Rompuy, Nicolás Sarkozy y el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, para estudiar el rescate de Grecia. La medida requiere modificar el capítulo 8 de los Presupuestos Generales del Estado 2010, relativo a créditos, para incluir los 3.600 millones que aportará España. Puso ese ejemplo para demostrar que su contacto con Rajoy es más fluído de lo que pueden dar a entender sus enfrentamientos en la tribuna parlamentaria. Zapatero se muestra razonablemente satisfecho de los acuerdos como el del real decreto y señala que su experiencia le dice que en el sistema político democrático, con la dinámica gobierno-oposición, son muy difíciles acuerdos globales. No quiso, a pesar de que fue preguntado reiteradamente, abrir fuera del país un frente de conflicto por el «caso Gürtel» o por la situación judicial del juez Baltasar Garzón. Es más, marcó distancias con afirmaciones procedentes de la izquierda respecto a que el estamento judicial es el único en el que queda franquismo.
Tras el café, Zapatero habló en la cena organizada por Barack Obama para mostrar su respaldo a su «ambicioso» plan en materia de seguridad nuclear.

Evitar que los terroristas logren armas nucleares
El presidente del Gobierno pidió una mayor cooperación de la comunidad internacional tanto diplomática como de los servicios de inteligencia para evitar que los grupos terroristas puedan tener acceso en el futuro a armas nucleares, una de las grandes amenazas a las que se enfrenta la humanidad. El presidente subrayó que tanto Estados Unidos como España conocen "muy bien" lo que son los ataques terroristas masivos, y dijo que ahora el principal motivo de preocupación de la comunidad internacional debe ser que esos grupos terroristas no tengan acceso a armas nucleares en medio de la locura y el fanatismo en que se mueven.
Zapatero habló en quinto lugar, por detrás del primer ministro de Pakistán, Yusuf Raza Gilani, y la canciller alemana, Angela Merkel. Fue el anfitrión quien hizo uso del primer turno de palabra, para dar paso después a breves intervenciones del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro de Japón, Yukio Hatoyama. De esta forma, el presidente abogó ante los líderes presentes por nuevos esfuerzos para lograr en un plazo de cuatro años que los grupos terroristas no puedan tener acceso a armamento nuclear, para lo cual subrayó la importancia de prevenir y reforzar la protección de las instalaciones militares y mejorar la cooperación en todos los ámbitos. El jefe del Ejecutivo aprovechó su discurso, que se extendió por espacio de cinco unos cinco minutos, para mostrar su firme respaldo al "ambicioso" plan de Obama para lograr una reducción del riesgo nuclear, y de paso felicitó a Estados Unidos y Rusia por la reciente firma del nuevo acuerdo START para reducir sus arsenales.
Zapatero abogó también por imponer nuevas sanciones a los organismos y países que ayuden a grupos terroristas ofreciéndoles financiación o dándoles refugio, y trasladó a los jefes de Estado y de Gobierno la importancia de luchar contra la amenaza que representa el terrorismo, un paso fundamental para lograr un mundo más seguro.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es