«Los blogs de "gurús" que nos dicen qué debemos hacer empezarán a morir»
Marta Peirano
Actualizado Miércoles , 31-03-10 a las 17 : 11
Marta Peirano es la autora de La Petite Claudine, uno de los blogs veteranos donde se puede encontrar una variopinta oferta de contenidos con un sello muy personal. Así lo quiere su creadora. Tras siete años blogueando, Marta Peirano repasa su actividad digital y asegura que la información hiperlocal será la que mejor funcione en un futuro en este formato.
¿Cuánto tiempo llevas con La Petite Claudine?
Mucho tiempo, desde el 1 de marzo de 2003.
¿Qué temas tratas en el blog?
Los que me interesan en cada momento. Ahora mismo, por ejemplo, hay mucha literatura.
Por tanto, es un blog personal, ¿no?
Sí. Cuando me compro un ordenador nuevo, pues hay mucho de este tema. Si empieza la temporada de festivales de new media, hay mucho de arte digital. Ahora, por ejemplo, estoy investigando sobre la regencia y escribo mucho de eso.
¿No crees que los blogs personales están de capa caída y que se tiende a los especializados?
La verdad es que pienso que siempre ha sido así, pero hay una cuestión de complicidad demográfica. Creo que en mi blog archivo lo que me interesa, es mi biblioteca, mi cajón y, como mujer blanca de 34 años representativa de un gran número de personas en la sociedad, creo que mis temas pueden interesarle a gente de mi edad y condición.
¿Qué contenidos consideras que se impondrán en los blogs?
¡Qué pregunta! Pienso que funcionan aquellos que mejoran nuestra vida, es decir, los que nos dicen cuál es el bar más chulo del barrio, qué película es la que no hay que perderse de tal festival, qué pedir en el restaurante nuevo de la esquina o qué presentación hay en la librería de abajo, a dónde va la gente guapa del barrio... La información hiperlocal que amplía nuestro contexto inmediato y que ayuda a mejorar nuestra vida social, intelectual o gastronómica es la que triunfa.
La blogosfera ha cambiado mucho desde 2003, ¿en qué aspectos se ha notado más?
Lo primero que se nota es que se empieza a desinflar, ¡gracias a Dios! En 2005 había que tener un blog, así que todo el mundo abrió el suyo y tener un blog consistía en actualizarlo a diario. Así que todos los que abrieron un blog para hablar de su vida acabaron cansados de tanto actualizar y han ido abandonando, salvo aquellos que tienen vidas superinteresantes. Creo que la fiebre por el cacharro está remitiendo. Los blogs-escaparates disfrazados de tecnología que replican una y otra vez y que son como una bola de cristal -los que llaman gurús, que nos dicen lo que hay que hacer- empezarán a morir de muerte natural. Tendemos a lo local, lo cultural y lo excepcional y, por contra, abandonamos lo general, lo tecnológico y lo raro por lo raro, así es como lo veo yo.
Ahora muchos usuarios se decantan por sitios como Twitter o Facebook, ¿qué aportan las redes sociales frente al blog?
Aportan facilidad. Es más inmediato, no requiere trabajo, es sencillo y además el eco también es inmediato. El umbral de satisfacción está ahí, a medio segundo del botón de enviar. Es menos monólogo y más conversación.
¿Puede ser Twitter una buena fuente de información?
No. Creo que es una buena fuente de datos, si seleccionas bien tus feeds. Para mí es además una distracción que no sé si compensa. Antes de engancharme al vagón de Twitter no entendía nada y alguien me dijo que era una buena herramienta para saber qué hacen y qué piensan tus amigos. Me pareció una idea horrible ¿no me mandan ya correos? ¿no me llaman por teléfono? ¿tengo que saber lo hace la gente todo el rato? Después me dí cuenta de que Twitter es saber qué hace y qué piensa William Gibson o Safra Cohen o tu escritor favorito o tu músico favorito como Being John Malkovich pero con consentimiento. En los últimos dos meses me ha gustado ver dónde pincha y qué comparte esa gente que me gusta y a la que admiro. De todos modos, estoy cansada de la vida digital.
Todavía hay pocas mujeres blogueras activas
¿Tú crees? Creo que hay muchísimas. Quizá por tradición las mujeres tienen más interés por lo doméstico y lo personal, escriben blogs sobre decoración, niños, nutrición... y blogs personales. Los hombres están más interesados en lo público y trabajan a otra escala. Donde muchas blogueras hablan de decoración de interiores, cerámica o punto de cruz, los blogueros hablan de arquitectura y diseño industrial, donde muchos blogueros hablan de ciencia y tecnología, muchas blogueras hablan de literatura o arte, aunque esto es, por supuesto, una impresión personal. Pero, como siempre digo, a la cabeza de casi todos los blogs excepcionalmente populares de la Red hay mujeres, incluso en tecnología, Xeni en Boing Boing, Jane en Game Girl Advance (videojuegos) o Regine en We make money not art (arte digital).
¿Cuál es el post del que te sientes más orgullosa o satisfecha?
No sabría decirte. He escrito millones de posts, ni siquiera sé qué número llevo. Me gusta especialmente uno que escribí sobre mi relación con la comida que se calienta. Se titula «What doesn't kill you makes you stranger».
Y ¿cuál ha sido el más comentado?
NI idea. Recuerdo un post en Elástico sobre un videojuego de la guerra civil que, años después, seguía creciendo cada semana. Pero no ha habido nada parecido en La Petit Claudine, al menos que yo sepa.

Enviar a:

¿qué es esto?