ÚLTIMA HORA
Israel suspende las conversaciones de paz con los palestinos tras el pacto de Hamas y Fatah
Valoración:
Son capaces de recorrer 50 kilómetros sin perderse y perseguir una presa en un vertiginoso vuelo entre árboles sin golpearse jamás
¿Por qué no chocan los murciélagos?
Un murciélago marrón vuela en un espacio que simula con cadenas un frondoso bosque / J. Simmons, J. Barchi, J. Gaudette and J. Knowles
Actualizado Lunes , 29-03-10 a las 21 : 30
Un murciélago vuela a la máxima velocidad a la que le permiten sus alas en la persecución vertiginosa de una presa en medio de un bosque. Sin apenas luz, sortea las ramas de los árboles, los troncos y las rocas con gran habilidad, como si un radar le indicara el camino. Si es necesario, es capaz de volar 20 kilómetros para garantizarse la cena. Durante años, los científicos han observado este comportamiento sin comprender muy bien qué es lo que evita que estos animales choquen con los objetos que se encuentran en el camino y cómo son capaces de orientarse.
Según investigadores del instituto alemán Max Planck de Ornitología, cuyo estudio aparece publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), algunos murciélagos, cuya falta de visibilidad requiere de la percepción sonora para calcular las distancias y no chocar contra los objetos, toman la posición del sol como referencia más fiable para orientarse en sus largos desplazamientos, y la combinan con el campo magnético de La Tierra.
Los investigadoers señalan que el murciélago ratonero de la especie Myotis myotis se orienta por la noche con la ayuda del campo magnético de La Tierra y calibra su dirección cuando cae el sol con la posición de éste. Los murciélagos normalmente salen de sus cuevas con la puesta del sol, un momento del día que vinculan con la posición occidental del astro, un principio que prevalece por encima de lo que su campo magnético les esté indicando. Dado que el campo magnético de los objetos varía de manera impredecible alterado por los depósitos de hierro que alberga la corteza terrestre, los animales consideran el sol una fuente más fiable para determinar la dirección de sus movimientos.
Al finales de 2009, uno de los profesores del estudio actual, Richard Holland, desveló cómo se orientan estos quirópteros en sus largos desplazamientos, a veces de hasta 50 kilómetros, algo que explicó por el campo magnético de La Tierra. Recientemente, Holland y sus compañeros Ivailo Borissov y Björn Siemers comprobaron, gracias a una alteración experimental de los campos magnéticos durante la caída del sol y la noche, que la manipulación de los campos "sólo es efectiva en combinación con la puesta del sol".
En las distancias cortasFrente a los recursos empleados por los murciélagos en sus largos trayectos, se sabe desde 1940 que éstos establecen su orientación a corta distancia por ecolocación, que mide la distancia de un objeto por el tiempo que pasa entre la emisión de una onda acústica y la recepción de la onda reflejada en dicho objeto. James Simmons, neurocientífico de la Universidad de Brown, diseñó una serie de experimentos innovadores diseñados para imitar un espeso bosque. Según los investigadores, los murciélagos que tienen la capacidad de ecolocación podrían minimizar las interferencias de ondas de sonido al modificar las frecuencias que emiten cuando navegan y descubren presas. Los investigadores, dirigidos por James Simmons, utilizaron diminutos micrófonos sobre las cabezas de grandes murciélagos marrones ('Eptesicus fuscus') y registraron los sonidos que los animales emitían mientras navegaban a través de una serie de obstáculos de cadenas de plástico suspendidas sobre el techo de una cámara de vuelo.
Después de entrenar a los murciélagos para seguir un camino de vuelo específico, los investigadores reorganizaron las cadenas para observar cómo los murciélagos gestionaban los ambientes desconocidos que estaban llenos de obstáculos. La cámara de vuelo fue diseñada para reproducir la posible ambigüedad que se puede producir si el reflejo inicial de un objeto alcanza al animal al mismo tiempo que reflejos posteriores de otros objetos. En el escenario experimental, los murciélagos respondían a las modificaciones en su entorno emitiendo sonidos adicionales a frecuencias ligeramente superiores e inferiores, lo que podría resolver las ambigüedades y ayudarles a identificar un camino de vuelo diferente.
Los descubrimientos podrían ayudar a explicar cómo los animales que utilizan la ecolocación diferencian entre las ondas de sonido que se solapan debido a ambientes sobrecargados.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Comentarios: