Haber ocupado puestos de alta dirección en todo tipo de empresas le aporta sobrada lucidez y perspectiva a la hora de desmontar mitos y falacias sobre gestión
«Las fusiones empresariales son mentira»
Foto: INÉS BAUCELLS
Actualizado Martes , 23-03-10 a las 08 : 50
JAUME LLOPIS, profesor de IESE. Acaba de publicar el libro «Management by lies»

-Denuncia en su libro lo mal que suelen funcionar los Consejos de Administración.
-No sólo en España, en todo el mundo y en todo tipo de empresas. He pasado por los consejos de más de treinta compañías (multinacionales, familiares, públicas, cotizadas en bolsa...), y realmente muchos funcionan con trampa.
-¿Por ejemplo?
-La del orden del día. El presidente del consejo decide qué se aborda y del resto dice lo de «esto hoy no toca».
-¿Y además?
-La trampa del tiempo. El consejero delegado o el presidente se tiran dos horas hablando con un «power point» y no queda apenas resquicio para que intervegan los demás miembros. Y luego está el «aquí te pillo, aquí te mato». En pleno consejo te sueltan un informe de 200 páginas sobre la conveniencia de invertir en una máquina nueva, y, claro, se aprueba.
-También se queja de la escasez de miembros independientes en estos órganos de control.
-Porque realmente no hay independientes: se nombra a amiguetes, a los abogados del presidente... Y como se les pagan cantidades muy elevadas, ¿qué van a objetar? Es un «sí señor» a todo. La prensa ha publicado que el promedio de remuneraciones de los consejeros de las empresas del IBEX es 250.000 euros al año por unas cuantas reuniones.
-¿De estos polvos los lodos que nos anegan?
-Soy duro en el análisis de la crisis financiera. Ante los que vendían productos tóxicos que no entendía nadie, los miembros de los Consejos de Administración de esas compañías (Lehman Brothers, Merrill Lynch, Enron, etcétera...) no cumplieron con su obligación de saber qué productos vendía la empresa y qué hacían sus primeros directivos. ¡Los consejeros tendrían que estar en la cárcel!
-En el terreno doméstico, su libro desmenuza el lastre de la baja productividad.
-En España trabajamos poco y mal.
-¿En todos los estratos de las empresas?
-En efecto. Al hablar de productividad raramente se piensa en los directivos. Y es habitual que estén un día sí y otro también con el cochazo aparcado en doble fila en comidas de cuatro horas.
-Quizá eso es trabajo.
-Eso en lo que se traduce es en volver al despacho a las seis de la tarde con un exceso proteínico y a veces etílico. Y otro de los grandes problemas de la productividad en España es la falta de formación de los mandos intermedios. Falla el engrase entre la cúpula y la base.
-¿Y el exceso de festivos?
-¡Fiestas, puentes...! He comprobado que en otoño tenemos un cincuenta por ciento menos de días laborables que nuestros colegas alemanes, franceses... o incluso italianos.
-Otro aldabonazo: «Las fusiones no existen».
-Son mentira. Sólo hay compradores y vendedores, absorbentes y absorbidos, vencedores y vencidos. Mira Iberia. ¿Se ha fusionado con British Airways? Ni hablar. British Airways ha absorbido Iberia. Primero, porque tiene la mayor parte de la propiedad, pero también porque el consejero delegado se lo han llevado a Londres. Y lo que es más importante en las empresas, la tesorería, la pasta, está en Londres también.
-Pero... ¿y las sinergias?
-El 70 por ciento de todas las fusiones que se producen en el mundo han dado menos valor al accionista que cuando las empresas funcionaban por separado. Las sinergias no se producen. Cuando te dicen que te van a «sinergiar», es que te echan.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...