España continúa a la cola de los países desarrollados en inversión en I+D
Actualizado Miércoles , 24-03-10 a las 16 : 22
Pese a que la inversión en I+D+i ha sido desde 2004 uno de los objetivos prioritarios de Rodríguez Zapatero España sigue a la cola de los países desarrollados. Así se deduce de un informe elaborado por el grupo de asesores Equipo Económico, que constata que los países con mayor inversión en I+D se sitúan entre los países más competitivos del mundo.
Según los últimos datos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), España destinó a I+D en 2008 un 1,35% del PIB, por debajo de la media europea, el 1,9%, y muy lejos de los máximos de inversión de Suecia (3,75%) y Finlandia (3,72%).
Junto a estos países del norte de Europa, Japón, Corea, Alemania y Estados Unidos son los que encabezan el ránking de inversión en investigación y desarrollo, pero también están incluidos en el grupo de las diez economías más competitivas del mundo, según de World Economic Forum, a excepción de Corea.
Cae el esfuerzo público
Por el contrario, España, que con uno de los índices más reducidos de inversión de los países de la OCDE, se ubica en la posición 33 en el ránking de competitividad mundial, una situación que dista mucho del octavo puesto que ocupa en la economía internacional.
También Polonia, que acompaña a España en la cola de la investigación, tiene una posición retrasada en competitividad y ocupa el puesto 46 en el citado ránking.
En la última década el gasto en I+D ha registrado en España una tendencia ascendente que, sin embargo, se ha truncado con la crisis. En 2008 el gasto en I+D alcanzó los 14.701 millones, lo que supuso un incremento del 10,2% respecto a 2007. De este modo el peso sobre el PIB pasó del 1,27% al 1,35%.
Sin embargo, la crisis ha empeorado la expectativas, como demuestran las cifras de gasto público. En 2009 se produjeron reducciones significativas del crédito presupuestario para financiar esta actividad, con un recorte de 580 millones, y en 2010, los presupuestos incluyen una nueva reducción de otros 533 millones, con lo que el gasto público en I+D+i queda reducido a 9.128 millones. La perspectiva para la inversión empresarial también es negativa. Los presupuestos estiman que los beneficios fiscales que se aplican las empresas por este tipo de inversiones se reduzcan en 75 millones de euros en relación con el año anterior, como consecuencia de la caída de la inversión.
En el puesto 17 de 27
En el marco europeo, y con datos más recientes de 2009, España sigue lejos de la media en materia de innovación. Según un ránking hecho público por la Comisión Europea esta pasada semana nuestro país ocupa el puesto 17 de 27, entre Portugal, que ocupa el 16, y Grecia, que cae al puesto 19.
La Comisión divide en cuatro grupos al conjunto de países europeos, en materia de innovación, e incluye a España en «la tercera división», con los países que denomina innovadores moderados, por detrás de otros como Chipre, Estonia, Eslovenia y República Checa. Además, su ritmo de mejora es también más lento que el promedio de los 27.
Dentro de los puntos fuertes en España, la Comisión destaca la disponibilidad de financiación para proyectos innovadores y el apoyo del Gobierno a este tipo de actividades. Las principales debilidades son la escasa inversión de las compañías y la falta de colaboración entre empresas y sector público.
Divergencia regional
En todo caso el esfuerzo inversor en investigación y desarrollo en las distintas comunidades autónomas es muy dispar. Según datos del INE, a la cabeza se sitúa Madrid, con un gasto del 2% del PIB regional, seguida por el País Vasco (el 1,96%) y Navarra (1,92%). Estas tres comunidades fueran las únicas que presentaron cifras de intensidad en la inversión superiores a la media nacional.
En el extremo opuesto, las que presentaron porcentajes más bajos, junto con Ceuta y Melilla (0,20%), fueron las islas Baleares (0,35%), islas Canarias (0,62%) y Castilla-La Mancha (0,72%).
Más medidas de apoyo
El apoyo fiscal al I+D en España es uno de los más altos del mundo, seguido de Francia, Corea y Canadá. Sin embargo, a juicio de Equipo Económico, hay medidas que podrían fomentar más la inversión.
Entre ellas, el bufete que dirige Ricardo Martínez Rico incluye incentivos más intensos para las pymes y empresas de nueva creación, Pide además un trato preferencial a sectores críticos para el desarrollo competitivo del país, así como crear un impuesto negativo para permitir que empresas de nueva creación y las que están en pérdidas se aprovechen de la deducción.

Enviar a:

¿qué es esto?