El escritor ha sido enterrado este sábado en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres, en un acto celebrado en la intimidad por deseo de la familia
Los familiares de Miguel Delibes durante el entierro del escritor castellanoleonés esta tarde en el Panteón de los Ilustres del cementerio de Nuestra Señora del Carmen, en Valladolid / EFE
Actualizado Sábado , 13-03-10 a las 23 : 12
Las cenizas del escritor Miguel Delibes reposan ya en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres del cementerio de El Carmen junto a los restos de su esposa Ángeles, unidos de nuevo, con sus descendientes como testigos de un acto celebrado en la intimidad, por deseo de la familia.
Poco antes de las 18.00 horas de este sábado, los restos mortales de Delibes llegaron al cementerio municipal en un cortejo fúnebre, tras el funeral oficiado en la catedral.
Horas después de la misa y en compañía de sus familiares y unos pocos representantes municipales, entre ellos el alcalde de la ciudad, Javier León de la Riva, se ha producido el adiós definitivo al escritor en un breve acto.
En el Panteón de Vallisoletanos Ilustres, Miguel Delibes descansará junto a los escritores José Zorrilla y Rosa Chacel, y el bailarín Vicente Escudero.
Allí se encuentran también los restos del investigador Pío del Río Hortega, discípulo de Ramón y Cajal; del pensador Ricardo Macías Picavea y del poeta realista Emilio Ferrari, entre otros.
Antes, miles de personas escoltaron el féretro de Miguel Delibes hasta la Catedral de Valladolid. A las 12.05 del sábado, el féretro salía de la capilla ardiente en manos de los nietos del literato, que se fundieron en un gran y sentido abrazo cuando depositaron los restos de su abuelo en el coche fúnebre bajo los gritos de "maestro, maestro", que repetía la gente que se agolpaba frente a las puertas de la Casa Consistorial.

En un sepulcral silencio, sólo roto por espontáneos y fuertes aplausos, que su hijo German Delibes agradecía al paso de la multitud que se concentraba en las calles, el féretro desfilo hasta la seo vallisoletana donde le esperaban las autoridades, entre las que se encontraba encontraban la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; la ministra de Cultura, Angeles González-Sinde, el presidente de la Junta Juan Vicente Herrera, el vicepresidente económico Tomás Villanueva y la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, además de diversos representantes políticos como Tomás Burgos, Miguel Angel Cortés, Ana Tormes o Emilio Alvarez.

Más de una docena de sacerdotes acompañaron en el oficio de la ceremonia al administrador diocesano de la catedral, Félix López Zarzuela, que se dirigió a la familia para recodarles que no estaban solos en esta "aflición" porque han sido muchos los "alumnos, discípulos de la obra y amigos" que les han querido acompañar en este difícil momento que "diempre llega pronto". "Algo se muere en el alma cuando un amigo se va", señaló recordando la letra de la vieja canción", al tiempo que recordó que España "entera" y el "ancho" de la comunidad hispanohablante "llora hoy la muerte de uno de sus más grandes escritores".

En la homilía, López Zarzuela destacó la "impagable deuda" que ha contraido la sociedad con el ilustre escritor, "maestro periodista y figura narrativa del siglo XX". Tras enumerar gran parte de sus libros, "El príncipe destronado", "El camino", "Hoja roja" y "Cinco horas con Mario", entre otras, el administrador diocesano agradeció a Delibes "el haber puesto la palabra al servicio de la verdad y del bien" y en este sentido recordó la "dimensión trascendente del hombre" recogida en sus obras, asi como "su reiterada condena del aborto".

Por ello, dijo a la muerte de Delibes "no le sigue la soledad, le acompañan las buenas obras". Antes de finalizar la misa funeral , el hijo del escritor, Miguel Delibes agradeció en nombre de su familia "la emocionante despedida" brindada por los vallisoletanos. "Hace tiempo que mi padre tenía puesta su ilusión más en la otra vida que enésta", señaló, por lo que, añadió, "seguro que le hubieran emocionado estas muestras de cariño.

Tras las palabras de Miguel Delibes el féretro abandonó la seo acompañado de otro estruendoso aplauso. Esta tarde será incinerado el cuerpo del escritor y sus restos serán enterrados en el Panteón de Ilustres Personajes del cementerio de El Carmen de la capital vallisoletana.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es