«Miguel creía que era una novela inadaptable, pero confió en nosotros»
Afredo Landa y Paco Rabal (a la derecha), en una escena de la adaptación cinematográfica de «Los santos inocentes» / ABC
Actualizado Sábado , 13-03-10 a las 11 : 42
Mario Camus dirigió en el año 1984 «Los santos inocentes», una excepcional película y una de las mejores traslaciones al cine de un texto de Miguel Delibes. Paco Rabal, como Azarías, y Alfredo Landa, como Paco el bajo, fueron premiados en Cannes por su trabajo en este legendario filme.
Mario Camus recuerda: «Cuando fuimos a comprar los derechos de la novela para convertirla en película, Miguel se sorprendió porque creía que era inadaptable o al menos muy difícil. Y efectivamente lo era. Pero confió en nosotros. Antonio Larreta, Manuel Matji y yo, los tres guionistas, no dábamos con la solución, estábamos atascados, y fue el propio Delibes quien nos dio la clave. Nos contó que había conocido a Azarías, uno de los principales protagonistas de la novela, en un manicomio. Eso nos condujo a sacar la historia de su contexto y colocarla en otra época, con una realidad que ocurrió en los setenta y un flashback a cuatro años antes».
«Le gustó mucho la película —sigue Camus—; estaba de acuerdo con nuestra visión, aun a sabiendas de que una narración cinematográfica es totalmente distinta de la narración literaria». Delibes no dio problema alguno, añade Camus: «Todo fue muy normal en aquel rodaje; sólo vino a visitarnos en una ocasión, en Alburquerque. Estuvo todo el día, comió con todo el equipo, y fue muy cordial. No hubo ningún conflicto con él, ni durante el rodaje ni después».
Escritor cinematográfico
Cree el director de «Los santos inocentes» que varias novelas de Delibes, «un escritor descomunal», son muy cinematográficas; «especialmente, claro, aquellas que transcurren en el campo, y que presentan a esos personajes tan llenos de verdad»
La película fue el punto de partida de una relación, recuerda Mario Camus, «cariñosa e intermitente. En la época del filme nos carteábamos con cierta frecuencia, y luego más espaciadamente. Hace aproximadamente año y medio le visité junto a Ramón García, su biógrafo y uno de sus amigos más estrechos, y encontré al hombre afectuoso que siempre fue».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es