Cortos de largos vuelos para abrir boca
Una imagen de «El orden de las cosas»
Actualizado Jueves , 11-03-10 a las 17 : 40
El pasado martes arrancó, dentro de la XII Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid, la Muestra donde se exhiben las 42 películas que han sido subvencionadas por la misma a lo largo de 2009.

En ésta edición coinciden varios de los directores ilustres de los últimos años y ya en la jornada inaugural hubo una nutrida presencia de sus trabajos. Algunos de ellos, como “La rubia de Pinos Puente”, de Vicente Villanueva, han tenido tiempo de participar en distintos festivales y de cosechar diferentes premios. “La rubia de Pinos Puente” es una comedia descacharrante, con altas dosis de humor corrosivo, que volvió a llenar de sonoras carcajadas un cine; en este caso el Bellas Artes, lugar donde se celebra la Muestra.

La única pega de esta película es que recuerda demasiado a la anterior del mismo autor, “Heterosexuales y casados”, pero también vuelve a dejar patente que Villanueva es un maestro en el arte de hacer reír, en decorar con ironía situaciones dramáticas y en lanzar con tino dardos envenenados en la diana de las relaciones de pareja. Si en un metraje de largo es capaz de mantener idéntico ritmo y sacar tanto partido de sus actores –en este caso Carmen Ruiz y Font García–, estaríamos hablando de un director que llenaría las salas, aunque Villanueva sigue diciendo, cuando se le pregunta, que no tiene prisa por dar el salto.
También anteayer se pudo ver en la Muestra el derroche de exquisiteces técnicas de “Cíclope”, el corto de ciencia-ficción de Carlos Morett que tan brillante palmarés internacional ha atesorado en los últimos meses. Morett volvió a subrayar en la presentación de su trabajo que es posible ir muy lejos con tiempo y dedicación. “La autoridad”, el corto de otro veterano, Xavi Sala, es una crítica sofocante sobre el abuso de autoridad que recoge su título. Con un reparto de lujo (Adolfo Fernández, Esther Ortega, Belén López, Hwidar y los niños Badar Bennjali y Priscila Delgado), logra su propósito, aunque uno se queda con ganas de que el corto no fuese tan corto.
La propuesta más arriesgada de la sesión fue “El orden de las cosas”, de los hermanos José y César Esteban Alenda. Al presentar la película ya lo dejaron caer y también manifestó José su nerviosismo –pese a tener un Goya en el morral de los repartidos hace un año– porque era la primera vez que se proyectaba con público en una sala. Cuando uno acaba de ver el corto es difícil que no salga un ¡uf! de la boca u otra exclamación similar que intentaremos traducir con más palabras. Y es que este corto, que cuenta con un notable trabajo de todos sus actores y una brillante fotografía y puesta en escena, te desordena anímicamente en sus diecinueve minutos de duración.

El tema que aborda, el de los malos tratos, está muy trillado, pero ellos lo llevan a un terreno metafórico y simbolista por donde la acción dramática avanza gota a gota y del mismo modo se destila el dolor. Aunque hay unos segundos en que el corto se hace increíble, se rescata luego a sí mismo y, en lugar de zozobrar, resurge y se agiganta para conseguir uno de los mejores finales que hayamos visto en los últimos tiempos.
El resto de los trabajos que se proyectaron fueron: “Luciérnaga”, de Carlota Coronado; “La playa de Berlín”, de Manuel Calvo; “Seis contra seis”, de Marco Fettolini y Miguel Aguirre; “Destino”, de Guillermo Madjarian, y la animación “Bruxa”, de Pedro Solís.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es