Domenech veta a los Libra y Escorpio
Raymond Domenech sustituyó a Santini en el banquillo de Francia después de la Eurocopa de 2004. Un relevo de la casa porque el recambio se había criado en las categorías inferiores de la selección gala. Un cambio que levantó un halo de escepticismo en algunos internacionales franceses. ¿El motivo? Pues porque el nuevo gurú es un tipo peculiar.
Domenech es hijo de inmigrantes españoles, concretamente catalanes, que se exiliaron en el país vecino durante la dictadura franquista. Forjó su personalidad en los ambientes sindicalistas y se centró en su afición por el fútbol. Otra de sus pasiones es la interpretación, lo que le ha llevado a subir al escenario de varios teatros. Ahí no finaliza su perfil. Es amante de la astrología y de la ciencias esotéricas. Y lo que es peor, lo aplica al fútbol.
Como buen seguidor del zodiaco, ha marcado con la cruz a dos signos. Son Escorpio (del 24-10 al 22-11) y Libra (23-9 al 24-10) porque, según el seleccionador, los jugadores que hayan nacido en esos espacios de tiempo terminan matándose a sí mismos y lo único que consiguen es perjudicar al grupo.
Pires y Trezeguet, afectados
Hay dos claros ejemplos. Los veteranos Robert Pires (29-10), jugador del Villarreal, y David Trezeguet (15-10), del Juventus, no entran en sus planes. Los futbolistas lo han reconocido públicamente y relacionan su ausencia a este tipo de prácticas. Y lo que es más desconcertante: de los 24 jugadores que han sido citados para disputar el amistoso de esta noche, ninguno es Libra o Escorpio.
Un procedimiento que ha levantado más de una crítica en Francia porque no se entiende que ante las carencias técnicas actuales del equipo no se cuente con un jugador como Pires o se haya despreciado a un delantero goleador como es Trezeguet.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Mundial Sudáfrica 2010
Facebook ABC.es