Los «e-cigarrillos» tienen un depósito para una solución líquida de nicotina o sabores como chocolate, fresa y vainilla
El cuento chino de los «e-cigarrillos»
Sábado , 20-02-10
Se venden como si fueran una especie de cigarrillos «sanos» que combinan todos los placeres de fumar y, al mismo tiempo, no tienen los riesgos del tabaco, como la adicción a la nicotina o la posibilidad de sufrir un cáncer de pulmón o un infarto de miocardio. Para ello, se basan en un cilindro electrónico con forma de cigarro que funciona con una batería recargable de ión-litio e incorpora un pequeño depósito para una solución líquida de nicotina o sabores como chocolate, fresa y vainilla.
Al igual que ocurre con las pipas de agua, el fumador puede inhalar la boquilla y, gracias a la batería, encender la llama eléctrica y liberar una especie de vapor parecido al humo del tabaco. Así se tiene la sensación de estar fumando pero, como no se produce combustión alguna que libere toxinas ni contiene otras sustancias cancerígenas del tabaco como la nicotina o el alquitrán, los vendedores aseguran que se eliminan los peligros para la salud. Son los «e-cigarrillos» o cigarrillos electrónicos, el tabaco del siglo XXI que fue inventado en 2004 por la compañía china Golden Dragon (Ruyan) y ya se vende abiertamente en España, sobre todo a través de internet, a pesar de hallarse en un limbo jurídico.
«No está autorizado por la Agencia del Medicamento porque no es un producto farmacéutico, pero tampoco es tabaco, así que no ha pasado por los correspondientes controles de salud y se encuentra en una situación de alegalidad», explicó a ABC el doctor Rodrigo Córdoba, presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo. A su juicio, el problema es que «el cigarrillo electrónico libera nicotina y las dosis no son conocidas, por lo que debería pasar por una regulación para ser vendido en los comercios».
Al otro lado del mundo, en la ciudad china de Yiwu (provincia oriental de Zhejiang), uno de los productores de estos «e-cigarrillos» insiste en sus virtudes. «No contienen las dañinas sustancias químicas de los cigarros normales y son especialmente recomendables para quienes quieren dejar de fumar porque no son perjudiciales para la salud», señala Gong Xiaofeng, gerente de la tienda King Great en el mercado de Futian.
Sin embargo, Rodrigo Córdoba disiente de esta opinión y cree que «no es nicotina terapéutica».
Prohibido en algunos países
De hecho, algunos países ya han prohibido su venta, sobre todo después de las advertencias lanzadas por la OMS y de que la Agencia Federal del Medicamento en Estados Unidos detectara en dos famosas marcas de «e-cigarrillos» sustancias cancerígenas como las nitrosaminas y el dietilenglicol, un anticongelante para coches.
Mientras se aclara la extraña situación legal de los «e-cigarrillos», King Great es una de las veinte empresas chinas que continúa comercializando sus productos por el mundo. Con 60 empleados, ha desarrollado 15 modelos, que van desde los 3 a los 20 euros. Produce al mes entre 100.000 y 500.000 «e-cigarrillos»y factura un millón de yuanes (100.000 euros). Un lucrativo comercio que no ha sido regulado todavía por ningún ministerio.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es