Lunes , 01-02-10
Con objeto de reducir de manera sustancial el impacto y las molestias de los trabajos del túnel del AVE en el Eixample, el Adif y el Ayuntamiento de Barcelona han acordado una importante modificación del proyecto constructivo por lo que respecta a la evacuación de tierras, un asunto nada menor y que amenazaba con colapsar el distrito.
Así, y a diferencia del plan de obra inicial, y de lo que autorizaba la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), el excedente de tierra que generará la tuneladora a medida que avance -un sensacional volumen estimado en unos 665.000 metros cúbicos- no se evacuará a través de los distintos pozos dispuestos a lo largo del trazado, sino que se llevará a cabo por un único punto, la zona de Sagrera, en el inicio de la zona de perforación. Este cambio fundamental evitará la circulación por el Eixample de unos 35.000 camiones, atendiendo los 20 metros cúbicos de capacidad media que tienen los volquetes habituales en este tipo de trabajos.
El proyecto de galería entre Sants y Sagrera, de 4,6 kilómetros, prevé la construcción de diez pozos: cuatro principales, destinados a mantenimiento de la tuneladora, y hasta que se modificó el proyecto para la extracción de tierras, (en las confluencias de las calles Trinxant, Padilla, Bruc y Enrique Granados), así como otros seis pozos menores, reservados exclusivamente para ventilación y salidas de emergencia.
Rutas de salida
Según autorizaba la DIA, (algo que disparó todas las alarmas en el Consistorio barcelonés), la limitación horaria de los trabajos entre las ocho de la tarde y las ocho de la mañana para el conjunto de la obra tenía una importante excepción: el movimiento de camiones incluso en horario nocturno «dada la falta de espacio para acopios de material cerca de la traza».
Ante el temor a que el transporte del excedente de tierra generase o bien problemas de tráfico durante el día, o de ruidos durante la noche, se tomó la decisión de extraer todo el material por la cola del túnel, en la zona de Sagrera, donde ya se han reservado varias zonas para el «acopio».
Fuentes del Adif confirmaron que ya se ha hecho la provisión para adquirir los varios kilómetros de cinta transportadora que se irán montando a medida que el túnel avance, y por donde circulará la tierra, siempre de manera subterránea, en dirección contraria, hacia Sagrera, al avance de la tuneladora.
«Con este cambio, el único movimiento de camiones que soportará el Eixample es el que genere la propia construcción de los pozos», explica un portavoz del ente de Fomento. Con la tierra en Sagrera, la elección de rutas para su transporte fuera de la ciudad es más fácil. Se prevén dos alternativas: la primera por Bac de Roda, y la segunda, en dirección a las Rondas.
1,1 millón de metros
Aunque mucho mayor en volumen (1,1 millones de metros cúbicos), menos problemas que el del túnel Eixample presenta el excedente de tierras del tramo entre Sagrera y Nus de la Trinitat, con la evacuación prevista a través de este último punto. Ya se ha llegado un acuerdo para que parte de la tierra sobrante se emplee para restaurar el vertedero del Garraf.
Del mismo modo, y si tras su análisis se considera que la tierra es fértil, también se usará para reponer zonas agrícolas afectadas por obras del Adif. El gestor ferroviario de Fomento, en todo caso,exige a las adjudicatarias de las obras certificado de que el vertido de tierras se hace en lugares autorizados.
No se descarta que más adelante se llegue a un acuerdo para que los excedentes se empleen para el relleno de diques en la ampliación del puerto, como ya pasó con las obras del AVE a su entrada a Sants o sucede ahora con las obras de la Línea 9 del Metro.

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es