Contra todo pronóstico, el republicano Scott Brown se hace en unas elecciones especiales con el escaño controlado por los Kennedy durante medio siglo
Massachusetts -jurisdicción que Barack Obama ganó en las presidenciales del 2008 con un abrumador margen del 26% y donde tres cuartas partes del electorado se considera en sintonía con el Partido Demócrata- ha dado anoche un vuelco significativo a la política de Estados Unidos con unos comicios especiales que han terminado con el triunfo del político republicano Scott Brown para ocupar el escaño vacante del legendario Ted Kennedy.
La victoria de Brown con una ventaja de cinco puntos sobre su rival demócrata, Martha Coakley, supone el final para la Casa Blanca de la "súper-mayoría" de sesenta votos que ha venido disfrutando en el Senado federal. A partir de ahora, los republicanos contarán con el margen parlamentario suficiente como para bloquear toda clase de iniciativa legislativa, empezando por la reforma sanitaria que auspiciada por la Administración Obama se encuentra en estos momentos en la recta final de su polémica tramitación.
La campaña de Martha Coakley, fiscal general de Massachusetts, ha resultado decepcionante pese a partir como evidente favorita en este decisivo pulso con enormes intereses políticos en juego. Mientras que el republicano Scott Brown ha sabido conectar sobre todo con decisivos votantes independientes. Sin dejar de explotar las incertidumbres económicas del electorado, denunciando la agenda de intervención gubernamental y más impuestos abanderada por la Administración Obama.
El escaño «no pertenece a los Kennedy»En un reciente debate televisado, Scott Brown también cimentó su candidatura al sentenciar que el escaño en juego "no pertenece a los Kennedy sino al pueblo de Massachusetts". La reforma sanitaria también ha sido un factor significativo en este golpe contra la línea de flotación legislativa de la Administración Obama. Ya que Massachusetts ha pasado por su propia reforma sanitaria generando su correspondiente dosis de rechazo a cambiar un sistema basado en seguros médicos privados vinculados al puesto de trabajo.
Los resultados de Massachusetts, con un abultado índice de participación pese al mal tiempo, tienen un inevitable aire de preludio para el retroceso que el Partido Demócrata espera sufrir en las legislativas convocadas para el próximo noviembre. Cita con las urnas en las que se renovará un tercio del Senado federal, toda la Cámara de Representantes y un buen número de puestos de gobernador. Durante las últimas semanas han anunciado su retirada preventiva tres destacados políticos demócratas con bastantes papeletas de ser derrotados en esos comicios: el senador Christopher Dodd de Connecticut, el senador Byron Dorgan de Dakota del Norte y el gobernador de Colorado, Bill Ritter.
En el caso de Christopher Dodd, desde su candidatura presidencial en el 2008, el poderoso senador por Connecticut no ha hecho más que acumular escándalos y meteduras de pata en la colina del Capitolio. Con la guinda de haber recibido un crédito hipotecario «v.i.p.» de la problemática compañía Countrywide. Del tercio de los cien escaños del Senado que se renovará en noviembre, el ocupado por Dodd estaba considerado como uno de los más vulnerables.
Byron Dorgan, también con una larga carrera en el Senado, habría decidido que no merece la pena terminar su vida pública con una derrota ante los tradicionalmente conservadores votantes de Dakota del Norte mucho más entusiasmados con el popular gobernador republicano John Hoeven. Algo parecido a lo ocurrido con el gobernador demócrata de Colorado, Bill Ritter, que ha optado por no volver a presentarse, frenando las aspiraciones del Partido Demócrata de sumar relevancia en el Oeste del mapa electoral americano.
La Casa Blanca espera para el próximo otoño contar, por lo menos, con una mejora tangible de la situación económica. Con insistencia en que las derrotas acumuladas por los demócratas en Nueva Jersey, Virginia y Massachusetts no constituyen el comienzo de una imparable tendencia a nivel nacional.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es