Actualizado Miércoles , 10-02-10 a las 11 : 26
El efecto 2000 ha alcanzado inopinadamente, una década después, a millones de tarjetas de débito y crédito en Alemania. Si las prevenciones adoptadas entonces en el cambio de datación resultaron en gran medida alarmistas, pocos esperaban que el problema binario tuviera un coletazo en el cambio de la primera década.
Pero desde el primero de año son ya millones los clientes alemanes que no pueden emplear sus tarjetas de banco, según anuncia la Federación de Bancos nacional. Al parecer los chips electrónicos en una de cada cuatro tarjetas EuroCard (EC) no han sido capaces de reconocer el cambio a la década de los “10” y se resisten a actuar en el reintegro de dinero a sus clientes. Se trata de un “efecto retardado del problema del año 2000”, según el comunicado de la DSGV.
El caso es que desde primero de año son varias las grandes empresas que están denunciando problemas en sus aplicaciones informáticas de tratamiento de datos. Entre éstas destacan Postbank y Commerzbank, el proveedor de Internet GMX y la empresa de ferrocarriles del Rín, en Düsseldorf. Pero catedráticos de informática como Klaus Brunnstein, de la universidad de Hamburgo, rehusan una conexión entre ellos y con el llamado “efecto 2000”. En su opinión se trata de fallos de programación de distinta naturaleza, que se han revelado incapaces de integrar el cambio de datación al 2010.
El perjuicio es considerable y alcanza a 23,5 millones de tarjetas, emitidas fundamentalmente por la amplia red de cajas de ahorros y bancos regionales alemanes, por más que la ola consumista navideña ya haya vencido tras el primero de año en esta región. Pero el problema ha alcanzado igualmente a miles de familias que pasaban los días en el extranjero y que se han visto imposibilitadas de ejecutar sus pagos, pues no sólo en la retirada de fondos sino también en el pago con tarjeta en negocios y tiendas se presentaba el problema.
El martes el mensaje en pantalla de “error de lectura” o pago inconcluso afectaba a un tercio de los cajeros del país. La federación sectorial dice haber adoptado medidas para que los cajeros vuelvan a ejercer su cometido dispensador, pero que los clientes pueden encontrar aún restricciones en el volumen de retirada de líquido en caso de tarjetas de crédito. La DSGV espera haber retornado a la regularización de pagos “de aquí al próximo lunes”.
Cifras del sector indican que 3,5 millones de tarjetas de crédito, esto es un 40% del total de las emitidas por cajas y bancos locales, quedaron fuera de servicio en cerca de un 40% de tiendas. En el sector de banca privada un 10% de las 22 millones de tarjetas EC emitidas se han visto gravadas por la avería, según su propia asociación (BdB), que sin embargo insiste que en estos momentos están siendo ya aceptadas de nuevo por “la mayoría de los distribuidores”.

Enviar a:

¿qué es esto?