Un informe médico advierte que los portátiles de Zapatero dañan la vista
Un estudio elaborado por la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo sobre los efectos potenciales del uso continuado de ordenadores portátiles de pequeño tamaño sobre la salud ocular de niños entre 11 y 14 años, ha sido uno de los argumentos determinantes de la Generalitat valenciana para no firmar con el Ministerio el proyecto Escuela 2.0.
Tras meses de negociaciones y tras recibir el pasado 3 de diciembre un escrito rechazando todas las propuestas, la Comunidad Valenciana se quedará fuera de la iniciativa, según confirmó ayer el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, quien aseguró que la propuesta de Zapatero, tal como se plantea, es «antipedagógica» e «inviable» desde el punto de vista tecnológico y funcional.
Agravio comparativo
Asimismo, criticó que mientras a Andalucía, Cataluña o el País Vasco se le ha permitido flexibilidad en el proyecto, con una experiencia piloto previa a la generalización de sistema, estas mismas medida se han negado a la Comunidad Valenciana. Asimismo, incidió en que en Cataluña se ha introducido el copago de los padres.
Respecto a los posibles problemas visuales de los niños por el uso continuado de las pantallas de diez pulgadas que propone el Ministerio, frente a las de 17 pulgadas que son utilizadas actualmente en las aulas, «el estudio advierte que podría aumenta la posibilidad de aparición de problemas de convergencia y acomodación entre los niños, además de prever un cierto porcentaje de miopización inducida por la demanda continuada de cerca».
Pero no ha sido el único argumento que ha decantado a la Comunidad por mantenerse al margen de la iniciativa. El conseller presentó otras nueva razones, entre las que destaco la demagogia de la cofinanciación de su puesta en marcha.
Así, Font de Mora aseguró que aunque el Gobierno anunció que sufragaba el 50 por ciento del coste de adquisición de ordenadores valorados en 250 euros, «por este precio no se puede obtener un equipo que ofrezca garantías y además no contempla el mantenimiento, reparación, reposición, acceso a internet o filtro de contenidos, por lo que sus 125 euros no suponen más que el 25 por ciento del coste real». Los cálculos de la Conselleria estiman que la inversión real de Escuela 2.0 en la Comunidad es de 120 millones, de los que el Ministerio aporta sólo 44.
En cualquier caso, Font de Mora se mostró confiado en que la situación se pueda corregir en los próximos días y aseguró que en ningún caso el hecho de que la Comunidad no entre en el proyecto Escuela 2.0 signifique que los escolares de la Comunidad estén al margen de las nuevas tecnologías. En este sentido, recordó que la Generalitat es «pionera» en el uso de pizarras digitales y en la apuesta por el software libre.
En estos momentos, el parque informático de la Comunidad cuenta con 103.633 ordenadores, con una ratio de 4,8 alumnos por ordenador, la segunda mejor de España. Además, los colegios disponen de 5.546 rincones multimedia, 2.455 pizarras digitales y 739 servidores multimedia en las aulas.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es