El Ministerio de Medio Marino se comprometió a hacer gestiones para liberar el «Virginia G» con el ex cónsul honorario en Guinea-Bissau,Hamadi Busarai, sospechoso de pertenecer a una red de extorsión </MC>de barcos españoles
«Hablo con Hamadi y queda solucionado»
No será tan fácil que el Ejecutivo de Zapatero pueda borrar el rastro de sus contactos con el armador español, José Antonio Gámez, propietario del petrolero «Virginia G», asaltado por militares y confiscada su carga por parte de Guinea Bissau.
Aunque desde el Ministerio de Asuntos Exteriores han asegurado que el armador español no puede tener «cobertura diplomática ni consular», porque el barco opera bajo bandera panameña y la tripulación no es española, lo cierto es que, desde que fue secuestrado el 21 de agosto y hasta final de octubre, han mantenido contactos con Gámez. Desde que ABC desveló la situación del petrolero y el chantaje al que está siendo sometido por Guinea, así como la oscura presencia del ex consul honorario de España, Hamadi Busarai, en una supuesta red de extorsión de barcos españoles, el Gobierno matiza sus contactos con Gámez.
Contactos con el Gobierno
Pero las relaciones de Gámez con el Gobierno español y la Junta de Andalucía existen, según el testimonio aportado a ABC por el empresario. Unos contactos en los que también ha participado la empresa Balmar Pesquerías, propietaria de dos de los barcos pesqueros a los que el «Virgina G» suministraba el combustible. Estos buques también fueron secuestrados, pero quedaron en libertad al pagar los 100.000 euros cada uno, que les exigió Guinea.
Siempre según el testimonio de Gámez, fue uno de los propietarios de Balmar Pesquerías el que le dijo que se pusiera en contacto con un funcionario del Ministerio de Medio Marino, «que me preguntó a cuántas millas estaba cuando me apresaron, se las dije, y me comentó que no era delito. Además, me dijo que «yo hablo con Hamadi y el tema queda solucionado»». También le pidió que le enviara la documentación para pasársela al director general de Recursos Pesqueros, Alejandro Polanco. Desde esta dirección le comunicaron que se pusiera en contacto con Industria. Igualmente, la Embajada española en Guinea le remitió a la directora general de Asuntos Estratégicos y Terrorismo del Ministerio de Asuntos Exteriores, Carmen Buján, a la que le enviaron la documentación. Finalmente, tanto Polanco como la consejera andaluza de Pesca se comprometieron a hacer gestiones ante el ministro guineano.
Respuesta de Exteriores
El Ministerio de Asuntos Exteriores reconoció ayer a ABC sus contactos con el armador desde la embajada española en Guinea, «se le dio cierta asistencia y se le puso en manos de un abogado. Hay cierta conexión con él porque es español y la embajada ha seguido el tema. El embajador ha subrayado la importancia de aplicar la normativa vigente y la diligencia de suspensión cautelar de la confiscación, así como que los tribunales actúen con la mayor diligencia posible. No se ha quedado impasible. y ha tratado de manifestar su preocupación por la situación del petrolero».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es