Productores, directores (a favor y en contra de la Orden Ministerial) y profesionales del sector, alarmados por la pérdida de puestos de trabajo
El cine español, al borde de la parálisis
Ignasi Guardans, director general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales | ABC
Jueves , 26-11-09
El cine español no ha encajado como un mero retraso administrativo, como lo califica el Ministerio, la decisión de Bruselas de examinar con más detenimiento la Orden que desarrolla la Ley del Cine. Los propios directores se hallan inmersos en un cisma entre los que apoyan el texto legal y quienes escribieron a la Comisión Europea para protestar por su contenido. Los integrantes de Cineastas contra la Orden, algo más de 200 directores, negaron ayer ser responsables del «bloqueo» y responsabilizaron a la «decisión precipitada y temeraria del Ministerio de publicar en el BOE una Orden Ministerial sin contar con el visto bueno de Bruselas».
Productores: «Daño letal»
A los productores, directores y profesionales se les han encendido todas las luces de alarma por la pérdida de puestos de trabajo que puede producirse. El presidente de la Federación de Productores, Pedro Pérez, se mostró conciliador e intentó lanzar un mensaje de optimismo. Fapae, que está a favor de la Orden, confía en que se apruebe lo antes posible, aunque admite que «un parón para los próximos rodajes podría hacer un daño letal». Pérez agregó que confía en que el Gobierno «se mueva con celeridad suficiente» para que la Comisión dé vía libre este año a la Orden.
Manuel Cristóbal, responsable de la productora Perro Verde Films, confirmó a ABC que, «si la respuesta de Bruselas no se produce de manera rápida, se retrasarían muchas producciones, con una importante pérdida de puestos de trabajo». Cristóbal añadió que el texto de la polémica «es muy positivo y a pesar de eso hay una minoría que se queja y además miente. Todo tipo de proyectos salen fortalecidos y los de menor presupuesto, aún más».
Herrero: «Una idiotez»
No muy diferente era la opinión del director y productor Gerardo Herrero. A su juicio, los «Cineastas contra la Orden han cometido una idiotez, lo que no quiere decir que sean idiotas; lo que han hecho va contra sus intereses». Herrero aclaró que la medida no afecta a las ayudas automáticas, que se reciben dos años después de estrenarse la película, sino a los directores que piden subvenciones anticipadas, justo los que nutren la plataforma contra la Orden.
El cineasta José Luis Borau, por su parte, afirmó en Zaragoza, donde, como informa Efe, ayer fue homenajeado, que la decisión de la UE supone un «peligro muy grande» para la industria, que siempre ha sido «de cristal» y que ahora caerá en una especie de «limbo». El veterano realizador añadió que el cine español está «al borde, si no de la extinción, por lo menos del drama de los apuros, y ahora tendrá un parón de meses». «Miles de personas, no sólo actores y directores, sino también técnicos, deberán buscar trabajo en otra parte».
TACE: «Alarmante»
En este sentido, desde la base de la pirámide, TACE, sindicato que agrupa a más de 800 profesionales de cine, envió ayer una nota titulada «De la preocupación a la alarma», en la que aseguran que sienten «un perjuicio directo porque el trabajo se retrasa en el marco de una situación general ya de por sí alarmante». Los técnicos afirman que ya advirtieron al director general del ICAA, Ignasi Guardans, que la Orden «provocaría una reducción drástica del número de producciones y aumentaría el nivel de paro en el sector».
Mujeres: «Orden ilegal»
Las mujeres cineastas agrupadas en CIMA también insistieron en que la Orden «podría ser ilegal», y que «su diseño la hace prácticamente inaplicable y es susceptible de ser totalmente ineficaz».

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es