He aquí un argumento poderoso para que los gobiernos no amplíen la edad de jubilación a los 70 años. Un estudio francés, en el que han colaborado investigadores de la Universidad de Suecia y del University College de Londres, han comprobado que los trabajadores que se jubilan antes de los 61 años mejoran su estado de salud percibido. Es decir, los empleados tienen una percepción mejor de su salud, se sienten mejor, que antes de retirarse. Como si «rejuvenecieran» de golpe ocho años. El estudio se publica en la edición digital de la revista médica «The Lancet»,
La investigación, que comenzó en 1989 y finalizó en 2007, se basa en el seguimiento de casi 15.000 trabajadores de una compañía nacional francesa de gas y electricidad. A hombres y mujeres, se les preguntó periódicamente por su estado de salud. Las entrevistas se hicieron en el grupo de los que estaban próximos a su jubilación, siete años antes de que dieran el paso, y se les siguió siete años más después de su retirada.
Mientras permanecieron en activo, la percepción de su salud caía año tras año. Sólo un año después de su jubilación, la tendencia se invertía: su estado de salud era similar al que percibían 8 o 10 años antes. Los autores no encontraron diferencias entre los empleados solteros, casados o separados. El estado marital no influía.
Efectos reversibles
Este trabajo sugiere que los efectos en la salud de un trabajo excesivo y con pocas gratificaciones, puede ser reversible. También que la mejoría experimentada está más relacionada con el trabajo desempeñado que con la vida privada. Un dato importante es que las personas jubiladas con anticipación recibían una pensión similar al 80 por ciento de su salario. «Deberíamos investigar si estos mismos resultados se obtienen en otros trabajadores con peores retribuciones y una seguridad social menos generosa», indican los autores.

Enviar a:

¿qué es esto?