Jueves , 05-11-09
ISergio F. A., el joven de Catarroja (Valencia) acusado de matar a sus padres con un sable, se enfrenta a treinta años de prisión. Ésta es la pena que solicita el fiscal, que le considera autor de dos delitos de homicidio y un delito de hurto. Los hechos por los que el chico será juzgado el próximo miércoles en la Audiencia Provincial ocurrieron en la madrugada del 16 de septiembre de 2007. Según el relato del Ministerio Público, Sergio, que entonces tenía 19 años, atacó a su padre en el domicilio familiar, en la calle Filiberto Rodrigo de Catarroja. Le golpeó con un sable de adorno. Le mató. Cogió cuantas joyas y objetos de valor encontró, los metió en una bolsa de plástico, salió de la casa y se dirigió a un local propiedad de sus padres, donde escondió las alhajas, valoradas en 1.600 euros.
Luego, en torno a las 4.30 de la madrugada acudió a Albal para recoger a su madre, que trabajaba en un restaurante, y llevarla de regreso a casa. Ya en el domicilio, la mujer corrió la misma suerte que su esposo: su hijo la golpeó hasta la muerte con el sable.
Tras acabar con sus padres, el joven se deshizo del arma homicida. La arrojó a un barranco. Después, se fue de fiesta. Estuvo en Valencia, intimó con un desconocido para así tener una coartada y se divirtió con él en Moncada y Meliana. No regresó a Catarroja hasta la mañana siguiente.
Sergio era hijo único. En su declaración contó que mató a sus padres porque le obligó una tercera persona, con la que supuestamente tenía deudas. La Guardia Civil lo investigó, pero no hubo más detenciones. La fiscal mantiene que «lo hizo solo o en compañía de otra persona no identificada».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es