El Gobierno ha reconocido que «algunos países» de la UE le han «pedido información» sobre sus planes respecto a las relaciones con la dictadura cubana durante la próxima presidencia. Alemania, Lituania y la República Checa han sido hasta ahora los principales defensores de la llamada «posición común» que condiciona los avances en las relaciones con La Habana a los cambios reales hacia la democracia y que el ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, pretende eliminar. Sin embargo, la Comisión Europea anunció ayer que el responsable de ayuda al desarrollo, el belga Karel de Gucht, viajará a La Habana el lunes y el martes «para una serie de reuniones políticas relacionadas con la política de cooperación entre la Comisión Europea y Cuba».
Mientras, el presidente de la comisión de relaciones exteriores del Parlamento Europeo, Gabriele Albertini, ha advertido que la posible mejora de las relaciones con Cuba sigue pendiente de que «haya esperanzas de avance hacia la democracia». La actual presidencia sueca no tiene previsto tratar el tema, aunque Suecia apoya tradicionalmente la posición común.

Enviar a:

¿qué es esto?