En el Ártico proliferaban las palmeras hace 53, 5 millones de años, durante un periodo transitorio templado conocido como Máximo Térmico del Eoceno 2, según un estudio de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos que se publica en la edición digital de la revista «Nature Geoscience».
Los investigadores explican que la presencia de estas plantas indica que las temperaturas invernales en los continentes de la región del Artico eran, de media, superiores a los 8 grados centígrados.
Los científicos, dirigidos por Appy Sluijs, utilizaron sedimentos marinos recogidos del Océano Ártico para evaluar los cambios ambientales asociados con el rápido calentamiento ocurrido durante el Máximo Térmico del Eoceno 2. Este episodio climático se suele atribuir a un ascenso rápido de las concentraciones de carbono atmosféricas.
Su modelo de reconstrucción de las temperaturas de la superficie marina llegaba a los 27 grados centígrados, entre tres y cinco grados por encima de las condiciones ambientales. Los científicos explican que la presencia de polen de palmera en los sedimentos marinos reveló que las plantas de palmera estaban presentes en las latitudes más al norte del planeta.

Enviar a:

¿qué es esto?