Sábado, 24-10-09
La Sagrada Familia vuelve a acudir a la Justicia para intentar parar las obras del AVE. En esta ocasión no en relación al túnel en sí -petición ya desestimada en dos ocasiones-, sino en lo que respecta al muro pantalla de pilotes de hormigón que debe separar los cimientos del templo de la infraestructura del AVE, y que el patronato denuncia que el Adif está construyendo, bien intencionadamente, bien por error, con una desviación de 83 centímetros respecto al proyecto.
El patronato del templo apela al artículo 135 de la ley de la Jurisdicción del Contencioso Administrativo al entender que concurren circunstancias de especial urgencia. De fondo, la percepción de que el Adif, y por extensión Fomento, están toreando al patronato y actuando de «mala fe», según denunciaron ayer. El razonamiento de la Sagrada Familia no es banal.
«Hechos consumados»
Por un lado entienden que se les ha engañado con la promesa del Adif de que la decisión de construir o no el muro pantalla -solución que ellos rechazan- está condicionada al dictamen independiente encargado a la ingeniería Intemac. Esta empresa -como informó ABC el pasado 17 de julio- solicitó realizar un ensayo previo, que desde la Sagrada Familia se explica debía limitarse a cuatro de los pilotes de hormigón, según les dijo Intemac.

A los pocos meses de empezar los ensayos, los pilotes construidos son 21, el último de los cuales enfrente ya de la que debe ser la fachada principal del templo en la calle Mallorca. Este hecho, y el que Intemac siga sin hacer público el informe -la semana que viene han citado al arquitecto del templo Jordi Bonet para mostrarle parcialmente su contenido-, lleva a la Sagrada Familia a entender que el Adif ha roto su promesa y ha optado por los «hechos consumados».
No sólo eso. La Sagrada Familia, a partir de sus mediciones, denuncia que el muro de pilotes de hormigón no se está haciendo conforme al proyecto, bien por un grave error en la ejecución del mismo, bien de manera intencionada. Así, el eje de la la línea de pilotes, que debía estar a una distancia de 1,95 metros respecto a los cimientos del templo se ha desplazado 83 centímetros hacia los mismos, de modo que la separación es ahora de sólo 1,12 metros.
«Transmitir vibraciones»
Para los técnicos del templo, esta variación invalida todos los cálculos que se ofrecieron para justificar el muro protector, y se entiende que una mayor proximidad puede acrecentar el papel del muro como transmisor de vibraciones hacia la estructura de la Sagrada Familia. El hecho de que la variación sea de 83 centímetros -similar a los 75 centímetros que mide el radio de cada pilote- lleva a los técnicos a pensar que a la hora de ejecutar los mismos, se confundieron las marcas de guía, interpretando como eje lo que en realidad era una cara. Otra posibilidad es que de manera premeditada el Adif optase por alejar el muro protector del túnel del AVE.
El Adif ni confirmó ni desmintió estas informaciones, alegando que toda la información está en manos de la Audiencia Nacional. Por respeto a los jueces, dijeron, declinan cualquier comentario.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es