Actualizado Jueves, 22-10-09 a las 17:58
El «caso Gürtel» ha elevado en una decena de grados la temperatura política en Valencia. Prueba de ello ha sido la primera sesión de control a la que se ha sometido el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, tras el verano y tras el culebrón propiciado por la sustitución del portavoz en Las Cortes Valencianas, Ricardo Costa, por Rafael Maluenda.
Camps ha dicho en la tarima parlamentaria que no sigue muy «de cerca» los vaivenes mediáticos del caso, pero que, «en realidad, los implicados en la Gürtel son amigos de la Moncloa».

Como ocurrió ayer, Costa no ha asistido hoy al Pleno, donde habría podido comprobar cómo Camps se sometía a un aluvión de acusaciones como «organizar la visita del Papa a Valencia adjudicando contratos a sus amigos» o «traer a su "amiguito del alma", "El Bigotes", a la Comunidad Valenciana» y la petición por parte de Ángel Luna, portavoz de los socialistas valencianos (PSCV), de que el presidente de la Generalitat se marche tras el «asesinato político» del que era su mano derecha, Ricardo Costa.

Pero Francisco Camps no se ha achantado ni un milímetro y desde la tarima parlamentaria, se ha defendido sin caer «en la infamia y en la indignidad», ha afirmado que él -«al menos»- «está en la política», pero ha situado «fuera de ella» a Luna, al que ha acusado de «arrebatar a su antecesor el escaño» que ocupa en el Parlamento autonómico. Asimismo, ha dejado caer una sugerente insinuación: «Mis amigos de los que habla, son los amigos de La Moncloa» hasta el punto de que a esas empresas este año les han adjudicado obras, ha dicho.

«Se acaba el Estado de Derecho cuando gobierna el PSOE»El principal mandatario autonómico ha confirmado que, para desmontar las acusaciones de financiación irregular que verbaliza la oposición a costa de la trama «Gürtel», llevará en próximas fechas todas las cuentas del PP para demostrar que están «perfectamente fiscalizadas» y ajustadas a la legalidad. Además, ha esgrimido como defensa de su honor el archivo del caso el pasado 3 de agosto en su ramificación valenciana y se ha hecho eco de la información que publica hoy ABC sobre la petición del Colegio de Abogados de querellarse contra el juez Baltasar Garzón por escuchas ilegales en la «Gürtel». «Ya se sabe -ha acusado Camps voz en grito-, cuando gobierna el PSOE, se acaba el Estado de Derecho».
Camps: «Los implicados de la "Gürtel" son amigos de la Moncloa»

Además, Camps ha contraatacado con fiereza a las palabras de Luna, quien ha señalado que todos los compañeros populares del presidente valenciano «se están removiendo en sus asientos pensando que pueden ser los siguientes a Costa», con el que según Luna ha sido muy «desleal». «¿Cuál va a ser la siguiente cabeza?», ha preguntado el portavoz socialista. Camps ha recabado los aplausos de todos sus compañeros haciendo alarde del «cariño» que le demuestran todos ellos.

Ha indicado, para poner punto y final a la retahíla de comentarios sobre las adjudicaciones «a dedo» de la Generalitat, que el Ejecutivo valenciano concede «7 de cada 10 adjudicaciones mediante concurso abierto», una estadística que en el caso del Ejecutivo socialista en Madrid «se rebaja a 4 de cada 10 adjudicaciones» y en el caso del último Gobierno del PSOE en Valencia fue de «2 de cada 10 adjudicaciones».

Sobre Ricardo Costa, el jefe del PP valenciano ha defendido al ex secretario general de la formación, quien ha actuado «bajo las directrices del PP de España y de la Comunidad Valenciana. Es decir, con responsabilidad, legalidad, eficiencia y seriedad, como se está demostrando y se va a demostrar».

El protavoz socialistas había recriminado minutos antes al presidente de la Generalitat que tuviese «hilo directo con la trama» y «muchas responsabilidades en el "caso Gürtel"», «satisfaciendo sus caprichos a costa de otro y demostrando claramente su talla de líder», pero Camps ha amilanado a Luna al considerar que él no tiene legitimidad para acusarle cuando ni quiera ha pedido perdón por todo lo que le dijo antes del sobreseimiento del «caso Gürtel».
Contra los Presupuestos de Zapatero...
En arena económica, el presidente de la Generalitat ha afirmado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es «incapaz de liderar la salida de la crisis» y que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2010 son «malos para toda España y más para la Comunidad Valenciana». Además, ha manifesatdo que el Gobierno «ha perdido el norte» y es «poco patriota», porque no sabe «cuáles son las necesidades del país» y que en la Comunidad existe «un motor esencial para generar riqueza y expectativa».
Camps ha respondido así a la pregunta sobre las consecuencias que puede tener el «descenso inversor del Gobierno en la Comunidad Valenciana», formulada por el nuevo portavoz del PP en las Cortes, Rafael Maluenda, quien desde la semana pasada sustituye a Ricardo Costa en esta función y dijo que es «un gran honor» realizar la primera pregunta al jefe del Gobierno valenciano en representación del PP.

«Para Rodríguez Zapatero, los que vivimos en la Comunidad Valenciana, somos españoles de segunda», ha apostillado Camps.

Enviar a:

¿qué es esto?