Jueves, 08-10-09
LOS que lo han visto piensan que es una leona. Los que han revisado sus heces, sin embargo, opinan que es un mastín. No sabe uno si fiarse de lo que ve o de lo que huele.
Se había escapado una leona en el norte de la Comunitat y ahora piensan que no era una leona, sino que se trataba de un perro de grandes dimensiones, un mastín. Los primeros se guían por lo que vieron, los segundos por los restos fecales del animal en cuestión.
Y dice Peralta, el delegado del Gobierno, que no hay que preocuparse, que no es grave, que no afectará al turismo y que, todo lo más, atraerá a amantes de la aventura. Pues que suelten a alguno más, y cuanto más grande sea la cagada, más interesante.
Todo arrancó el pasado sábado. Un grupo de jóvenes vio una leona en la zona limítrofe entre la Comunitat y Catalunya. Dieron la voz de alarma y desde entonces, miembros del Seprona y de la Policía catalana buscan a la bestia salvaje. Lo que pasa es que, en cuanto se han encontrado sus heces han determinado que, en realidad, se trata de un perro. Salvaje, eso si. Y, seguramente, casi tan peligroso como una leona hambrienta. Y es que las apariencias engañan. Si, ya lo sabíamos, desde siempre. Pero ahora engañan más que nunca. Las cosas parecen lo que parecen, pero en cuanto analizas la mierda, sabes realmente lo que son.Un niño de cinco años junto a su madre. Es una visión idílica. Al niño le habían preguntado horas antes en el colegio sobre quién era su madre. Recojo tres respuestas reales: «la mujer que me cuida el fin de semana», «la que me compra todo lo que quiero» y «la que me hace el desayuno por la mañana».
Unos años después esta mujer fantástica durante el fin de semana, en las compras o en el desayuno se separó de su marido. Y, el que no conozca un caso que levante el dedo, la visión del proceso no tuvo nada que ver con el proceso real con la mierda llegando a las rodillas.
Y en el trabajo? Ja! Sonrisas que esconden insultos, buenas palabras que camuflan afrentas históricas, amores eternos que duran (bendito sea Sabina) lo que dura un duro invierno. Imagine un notario ante cinco hermanos. Es la escritura de la herencia. Todos están de acuerdo con todo. No hay problema. Sin embargo, el silencio se corta en la sala en la que esperan al fedatario público. Durante la lectura del texto apenas se detecta un rictus de disconformidad en alguno de ellos. La verdad está lejos de la sala.
Piense en la visualización que tenemos del deporte. Ahora, échele imaginación y suponga la realidad de un vestuario en el que él que menos gana levanta 6 millones de euros al año y eso depende de en qué medida sea capaz de dejar fuera a su compañero.
¿Y las ONGs? Nacidas para el bien supremo. Pero ¿sabía usted que en el seno de las ONGs es donde más casos de acoso laboral se están registrando?
¿Y en la política? Sin comentarios.
En definitiva, que no hay que hacer mucho caso de lo que vemos. Y el que quiera saber lo que realmente pasa debe meterse en harina, sin miedo a mancharse de mierda.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es