Jueves, 08-10-09
Tras el revuelo ocasionado en los últimos cuatro días en La Sénia (Tarragona) por la presencia de una supuesta leona merodeando por las inmediaciones del municipio, el desenlace de la historia no podía ser más inesperado. El felino que los vecinos aseguraban haber visto, era un perro salvaje, que ayer por la tarde fue abatido por los agentes rurales.
Aún así se parecía a una leona ya que «se trata de un animal de dimensiones considerables con un sorprendente parecido a una leona», informaron los agentes rurales. Era un macho de pelo corto color canela. Medía 1,55 metros de largo y 75 centímetrop de alto. Se cree que se trataba de un cruce de razas peligrosas y presentaba signos de estar asilvestrado hace tiempo. «No llevaba collar ni microchip» explicó el subinspector jefe de los Agentes Rurales de Terres de l´Ebre, Miquel Àngel García. El objetivo era capturar al animal instalando cajas trampa en la zona donde acudía a buscar alimento. Y finalmente le encontraron. Pese a que la intención era cogerlo vivo, los agentes «se vieron obligados a abatirlo», según fuentes del Departamento de Medi Ambient. El animal no se metía en la jaulas preparadas y entonces se pensó en anestesiarlo, pero como ya era de noche, el animal podría escapar, así que se optó por abatirlo.
La alarma la dieron el sábado dos jóvenes que hacían deporte y que aseguraron haber visto una leona cerca del pueblo. Otros vecinos informaron de avistamientos y se inició el dispositivo de busca.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es