Valoración:
Actualizado Viernes, 25-09-09 a las 18:34
Nunca José Luis Rodríguez Zapatero imaginó, cuando sus hijas le pidieron acompañarle a este viaje en Estados Unidos, el revuelo que se iba a organizar por la presencia de éstas en la comitiva oficial. Fuentes gubernamentales lamentaban anoche (hora de Pittsburgh, a las 5.00 de la madrugada hora española) que se haya roto un «pacto» no escrito entre el líder socialista y los medios de comunicación establecido en el año 2000, al llegar Rodríguez Zapatero a la Secretaría General del PSOE, por el que sus hijas no serían objeto de seguimiento informativo.

Las mismas fuentes explican que Laura y Alba pidieron hace semanas a sus padres hacer este viaje para conocer de cerca a Barack Obama, un líder afroamericano que las cautiva. Sus padres accedieron, aunque siempre bajo la creencia de mantener el mismo «statu quo» informativo que han vivido los últimos nueve años. La cosa se empezó a torcer cuando el lunes pasado una cadena de radio -la Cadena Cope- revela que las jóvenes -de 14 y 16 años- viajaban en el avión presidencial. Al día siguiente, martes, se lía más la madeja al aparecer ambas -eso sí, creyendo que lo hacían de forma anónima- en la tribuna de público del Plenario del edificio de la ONU para escuchar a Obama. Un fotógrafo de la agencia Efe captó esas imágenes y las envió a Madrid. La agencia decidió no distribuirlas, porque la ley «ampara a un padre cuando se niega a que una fotografía de sus hijas se reproduzca, si son menores».

Pero el verdadero conflicto no llegaría hasta la noche del miércoles (hora de Nueva York, madrugada en España) cuando el matrimonio Zapatero-Espinosa se llevó a sus hijas a la recepción oficial en el Metropolitan Museum de Nueva York, a una cena que se ofrecía a los mandatarios oficiales que estaban asistiendo a la LXIV Asamblea General de Naciones Unidas.

Las fuentes consultadas no logran precisar si la foto de los Obama con los Zapatero y sus hijas fue realizada durante el besamanos de la recepción oficial o forma parte de un posado especial deseo de la familia española a posteriori. El caso es que el fotógrafo oficial de la Casa Blanca, único autorizado a entrar en el Metropolitan, colgó esa imagen junto con otras decenas más en la web oficial de la Presidencia de los Estados Unidos. Hasta que, advertidos los servicios de La Moncloa, alrededor de «una hora y media después de ser colgada la foto», la Casa Blanca por expreso deseo del presidente del Gobierno retiró el material fotográfico.

«No la debía conocer el gran público»La versión oficial del Ejecutivo español es que la Casa Blanca conocía el deseo de la familia Zapatero de que ésa fuera una foto «privada» y no para conocimiento del gran público, pero exculpan a la Casa Blanca por el malentenendido, dado que el momento en el que se produjo el fotógrafo no supo o no pudo discriminar entre las decenas o cientos de fotos que hubo de colgar en la web oficial.
Historia de una foto «privada»


El asunto, que hoy está ocupando en España cientos de comentarios en la Red, ha causado cierta preocupación en la delegación oficial española que intenta evitar, por todos los medios, que una visita largamente preaparada a la ONU y al G-20 se vea empañada por todo el incidente que rodea a las hijas del presidente del Gobierno.

De momento, la esposa del jefe del Ejecutivo, Sonsoles Espinosa, declinó anoche (madrugada en España) asistir a la cena de bienvenida que en honor de las consortes ofreció Michelle Obama, esposa del presidente de los EE.UU. Hoy, en cambio, sí tiene previsto asistir a toda la agenda paralela a los jefes de Estados organizada por la esposa de Obama.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios: