Rodríguez Zapatero confirmó ayer en Nueva York que las rentas altas harán «el esfuerzo más significativo» en la subida de impuestos que prepara el Ejecutivo socialista para afrontar el crecimiento del déficit público: 50.000 millones en los siete primeros meses de año. Eso tendrá una «traducción clara», dijo, en el Proyecto de Ley de Presupuestos de 2010, que el sábado aprobará el Consejo de Ministros y presentará en la rueda de prensa posterior la vicepresidenta Elena Salgado.
A partir de esas frases, Zapatero no quiso dar más detalles en la rueda de prensa que ofreció en la sede de la ONU. «No sé si los afectados entenderían que se anunciara (que les sube los impuestos) desde EE.UU.». No quiso, a pesar de que se le preguntó, explicar cómo justificar una subida del IRPF a personas con altos ingresos que, al fin y al cabo, son rentas del trabajo, mientras se permite que las Sociedades de Capital Variable (SICAV), que tributan al uno por ciento, camuflen las grandes fortunas. Zapatero tampoco quiso explicar si el Gobierno está pensando en posponer la subida del IVA unos meses, hasta ver si la economía se recupera. Aunque sí afirmó que no otorga mucha credibilidad a quienes dicen que la subida del IVA puede hacer que la demanda interna se contraiga aún más. Una subida como la que prepara el Gobierno, explicó, menos del 1,5% del PIB, «no altera lo sustancial de un ciclo económico».
Choque con la banca
El líder socialista estuvo contundente con el presidente de la Asociación Española de Banca, Miguel Martín, que presentó un informe en el que pide reformas estructurales urgentes porque, si no, España tardará más en salir de la recesión: «España -contestó Zapatero- saldrá de la recesión como el resto de los países europeos». Hizo una defensa de su propuesta, anteayer en la Cumbre del Clima, de que todos los países dediquen el 0,7% de su PIB a tecnologías que no emitan CO2 y anunció que se ha visto en Nueva York con uno de sus «gurús», Jeremy Rifkin, al que pidió aportaciones a la Ley de Economía Sostenible. Zapatero, que mañana viaja a Pittsburgh, a la cumbre del G-20, volvió a criticar al PP por pedir que no suban los impuestos, y más fondos para ayuntamientos y autonomías por otro.
El viaje de las hijas
El PP, por su parte, no va a dejar pasar de largo la decisión de Zapatero de viajar a Nueva York acompañado de sus dos hijas en el avión oficial, y llevará este polémico debate al Congreso. Así lo anunció ayer el diputado Rafael Merino, que presentarán una batería de preguntas para saber el coste de este viaje, que calificó de «política de derroche y gastos», informa Paloma Cervilla.

Enviar a:

¿qué es esto?