ÚLTIMA HORA
Israel suspende las conversaciones de paz con los palestinos tras el pacto de Hamas y Fatah
Valoración:
Josué, acusado de asesinato, se tapa la cara durante el juicio / EFE
Actualizado Martes, 15-09-09 a las 10:54
Ricardo Josué Estebánez de la Hija, el militar acusado de matar de una puñalada al joven antifascista Carlos Palomino en noviembre de 2007 en el metro de Madrid, ha declarado en el jucio que ha comenzado hoy. Josué ha sostenido que apuñaló a Palomino después de que este intentara robarle: "Me dijo dame la sudadera y todo lo que tengas".
Según el relato de Josué, para quien la Fiscalía pide 29 años de prisión, su actuación se debió a que temió por su vida y a que Palomino y sus acompañantes le amenazaron de muerte en repetidas ocasiones esgrimiendo una navaja y un puño americano. Ha declarado que el fallecido Palomino le empujó con el puño, en el instante antes de que le lanzara la cuchillada que acabó con su vida.

A preguntas de los abogados, ha negado que simpatice con ningún movimiento de extrema derecha y ha rectificado declaraciones anteriores en las que reconoció que el día de autos acudía a una manifestación "por España". Aquel domingo once de noviembre de 2007, el partido de ultraderecha Democracia Nacional había convocado una manifestación en Usera en contra de la inmigración. Carlos Palomino y otros numerosos antifascistas acudieron aquel día a reventar ese acto.
El acusado también ha negado que profiriera el grito de "sieg heil" que le atribuyen varios testigos y ha dicho desconocer que sea un grito nazi. Estébanez también ha dicho desconocer si la sudadera que llevaba ese día puesta es un símbolo de ideología de extrema derecha, ya que era un regalo.

Sí ha confirmado su condición de "patriota", pero ha especificado que para él eso se limita a "alegrarse cuando gana la seleccion española". Segun su relato, él aquel día no iba a ninguna manifestación, sino que había quedado con unos amigos para comer en Villaverde, aunque se ha negado reiteradamente a identificar a esos amigos.
Lo acuchilló «por miedo»
De aquel día dice recordar que lanzó la cuchillada por miedo al verse acorralado por «punkis y gente rapada», y que después de aquello intentó alejar a los atacantes y huir cuando tuvo oportunidad. No ha podido explicar convincentemente porque si, cómo ha declarado, le amenazaba una multitud de individuos, algunos armados, todos los ocupantes del vagón lo abandonaron tras exhibir Josué su navaja.

Después de apuñalar a Palomino, Josué abandonó el suburbano a la carrera, perseguido por los antifascistas, hasta que, según dice, reclamó el auxilio de una patrulla de la Policía Municipal que encontró en su fuga, ya en la calle. En ese momento, le dieron caza los antifascistas que le propinaron diversos golpes.
Poco después de eso, prestó declaración por pirmera vez en dependencias policiales, declaración que dice no recordar y en la que reconoció que acudía a una manifestación.
El presunto homicida, militar destinado entonces en infantería ligera, ha mantenido que su adiestramiento militar se reduce a "los desfiles", aunque ha justificado el hecho de que portara la navaja homicida arguyendo que al día siguiente "tenía maniobras", maniobras en las que ha detallado, tenía, entre otros cometidos, el de montar un puesto de tirador.
«Carlos, ten cuidado; puede haber problemas»
Después de Josué ha declarado muy brevemente la madre del joven fallecido, quien ha explicado que dio permiso a su hijo para asistir a la manifestación convocada contra los “neonazis” y señaló que lo único que le dijo antes de marcharse fue que tuviese cuidado “porque podía haber problemas”.

Victoria Muñoz explicó que sabía donde se dirigía su hijo, quien le había comentado que iba a una “contra manifestación para protestar contra un grupo que proclama el rechazo de los inmigrantes”. En este sentido, dijo que su hijo, que era de “ideología antifascista”, no solía ir a manifestaciones pero que en aquella ocasión acudió “porque iba a acompañar a unos amigos y compañeros”. “Solo le dije: Carlos, ten cuidado porque puede haber problemas”, señaló Muñoz.

Por último, ante las preguntas de la defensa de Estébanez sobre los detalles de su vida familiar, Muñoz protestó ante el presidente del tribunal, el juez Alejandro María Benito López. “No juzgamos a mi hijo”, señaló.

«Os voy a matar, guarros»A continuación ha declarado uno de los acompañantes de Palomino aquel día, que resultó presuntamente apuñalado por el acusado en una mano. Este testigo ha negado muchos de los extremos del testimonio de Josué. Declarando como testigo protegido, este joven ha dicho que lo único que Palomino le dijo al acusado antes de la puñalada fue "eh, tío", sorprendido, según ha relatado el testigo porque Josué luciera una sudadera habitual entre los neonazis. Tras esto, y sin más, el testigo dice que voló la cuchillada mortal.
También ha desmentido otro de los pilares de la defensa del acusado afirmando que después de apuñalar a Palomino y a las personas que querían reducirle profería constantemente gritos de "sieg heil" y amenazas como "os voy a matar guarros".
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Comentarios:
Más noticias sobre...
Facebook ABC.es