Actualizado Sábado, 22-08-09 a las 02:54
No es la primera vez que la realidad de la calle desmiente el discurso de los políticos. Después de que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, negase en sede parlamentaria que la Policía tuviera instrucciones para cubrir un cupo de inmigrantes irregulares detenidos, el más superficial paisaje urbano demuestra que sí, que las redadas a la caza de los indocumentados siguen produciéndose.

En la foto, tomada por un fotógrafo de ABC el martes pasado en el sur de Madrid, puede verse como dos agentes de la unidad policial denominada «Centauros», mantienen retenidas a varias personas extranjeras a las que ha requerido la documentación a la salida de la estación de metro de Pacífico.

Según relataron testigos presenciales, los agentes, que iban acompañados por otros dos funcionarios de paisano, sólo reclamaron la documentación a los ciudadanos con rasgos extranjeros. «Sólo pararon a negros, chinos y sudamericanos, explicó uno de los testigos. Cuando acumularon alrededor de una decena de indocumentados, los agentes se los llevaron detenidos a bordo de tres vehículos policiales.

No es el primer caso que trasciende prácticas policiales de este tipo. Después del revuelo levantado tras filtrarse un documento de una comisaría madrileña que probaba la exigencia a los agentes de la detención de un cupo determinado de extranjeros indocumentados, lo que obligó a Rubalcaba a comparecer en el Congreso, han sido varias las informaciones periodísticas que han informado no sólo de la existencia de las «batidas» policiales en Madrid y en otras capitales, sino de su persistencia después del desmentido ministerial.

Diferentes colectivos de inmigrantes, así como los sindicatos policiales, han manifestado en diversas ocasiones su rechazo a este proceder. El Sindicato Unificado de Policía asegura que «se está llegando a detener a trabajadores o amas de casa». Desde la Unión Federal de Policía recuerdan que la estancia irregular en España no es un delito, sino una mera infracción administrativa y subrayan la dudosa efectividad de estas redadas. La mayoría de las veces los clandestinos vuelven a la calle a las pocas horas al estar colapsados los Centros de Internamiento de Extranjeros, que es donde la ley establece que han de ser recluidos hasta que se ejecute una repatriación que, en la práctica, rara vez llega a producirse.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es