Actualizado Miércoles, 05-08-09 a las 16:57
Tener que consolar a las familias de soldados muertos en Irak y Afganistán ofreciendo la versión edulcorada del Ministerio de Defensa, provocó un especial estrés en John Salisbury-Baker, empleado del gabinete de prensa de ese departamento, según ha denunciado ante los tribunales, en los que acusa a sus jefes de obligarle a mentir.
El periodista indica que no ha podido soportar el asistir a numerosos funerales de soldados y atender a las familias, insistiendo en la versión de que las víctimas siempre estuvieron bien equipadas, cuando los reportajes de la prensa e información interna del Ministerio parecían más bien indicar que en diversos momentos las tropas británicas no han contado con los medios requeridos en sus misiones. Salisbury-Baker, de 62 años, considera que su función era “moralmente indefendible”, de acuerdo con las declaraciones de su abogado.
Diagnosticado con estrés postraumático, causa por la que dejó su trabajo, el periodista centra su denuncia no en el terreno político sino en el de la salud laboral. Aduce que su tendencia al estrés ya era conocida por el Ministerio de Defensa cuando fue contratado, pero sus jefes perjudicaron su estado de salud por obligarle a explicar cosas que “no eran del todo verdad”.
“John es padre y cuando iba a ver a los padres de los jóvenes que habían muerto estaba sintiendo que era frugal con la verdad, pensaba que aquel hijo o hija no había sido equipado adecuadamente, y eso le causaba problemas”, cuenta su esposa, Christien Brooke.
El caso llega a los tribunales después de que la cúpula de las Fuerzas Armadas haya expresado su preocupación por no disponer de los medios necesarios en Afganistán. El jefe del Estado Mayor, general Richard Dannatt, ha señalado la falta de helicópteros, mientras que el Gobierno insiste en no asumir esas quejas.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es