Así eran las arañas hace 300 millones de años
La Cryptomartus hindi / Imperial College de Londres
Publicado Miércoles, 05-08-09 a las 12:22
Aquellos que no pueden soportar a estas criaturas, mejor que no echen un vistazo. Científicos del Imperial College de Londres han conseguido averiguar cómo era el aspecto de las arañas hace 300 millones de años, una imagen no muy tranquilizadora que se asemeja más a un raro cangrejo que a un insecto. Para ello, los investigadores realizaron unos detallados modelos en 3D a partir de dos especímenes de fósiles de unos animales llamados Cryptormartus hindi y Eophrynus prestvicii, algo así como las tatarabuelas de las arañas actuales. Según el estudio, que publica la revista especializada Biology Letters, sus particulares rasgos físicos les ayudaban a cazar a sus presas y eludir a sus depredadores.
El equipo de Russell Garwood, estudiante de doctorado del Departamento de Ciencias de la Tierra del Imperial, creó las imágenes con una novedosa técnica, a través de un dispositivo TAC, lo que les permitió tener 3.000 radiografías de cada fósil. Éstas fueron compiladas en precisos modelos en 3D. Tanto la Cryptormartus hindi como su compañera Eophrynus prestvicii no eran muy grandes -tenían el tamaño de una moneda de 50 céntimos-, y vagaban por la Tierra durante el período Carbonífero, de 359 a 299 millones de años atrás, cuando los dinosaurios todavía no habían aparecido y los primeros animales dejaban los océanos para colonizar la Tierra.
Una auténtica cazadoraEn el estudio, los investigadores revelan que la Cryptomartus tenía sus dos primeras patas en ángulo, como una tenaza, lo que le permitía agarrar fuertemente a sus presas antes de devorarlas. Al parecer, la araña era una auténtica cazadora. Se escondía a esperar a sus víctimas, generalmente otros pequeños insectos, hasta echarse encima y ejecutarlos. Actualmente, las arañas cangrejo cazan de forma parecida. El peligroso bicho, todo dulzura, también tenía en la boca unos apéndices que le ayudaban a devorar a sus presas, algo muy parecido a lo que hoy en día tienen algunos arácnidos como la Ricinulei.
En cuanto a la Eophrynus prestvicii, cazaba en bosque abierto. Se caracterizaba por sus largas patas y unas puas en su dorso, un «accesorio» que podría haberla hecho menos tentadora para los anfibios que, recién salidos de los océanos, buscaban ansiosos algo para comer.
Los investigadores creen que su nueva técnica de imágenes en 3D servirá a otros científicos a estudiar de forma más eficaz las especies extintas de la Tierra.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...