El ministro afirma que la reclamación española es «irrenunciable», pero que aún no es el momento de negociarla
El Gobierno aparca la soberanía y anuncia que firmará convenios con Gibraltar
Claves del foro
Caruana elogia al titular de Exteriores por su «determinación política» al apostar por el diálogo en el Foro Tripartito
Madrid, Londres y el Peñón acuerdan cooperar en accidentes medioambientales en las aguas en torno a la colonia
Moratinos asegura que la sede del Instituto Cervantes en el Peñón se abrirá antes de que concluya este año
El ministro dice que España está decidida a firmar un convenio de transparencia fiscal con Gibraltar.
Miguel Ángel Moratinos se convirtió ayer en el primer ministro español de Asuntos Exteriores que en 300 años pisa suelo gibraltareño y también en el primero que, en el interior de la colonia británica, recuerda que para España la reivindicación de su soberanía es «irrenunciable y permanente» y, además, «conocida por todas las partes».
Eso sí, Moratinos no cree que ha llegado aún la hora de negociar la soberanía con los británicos. Más aún, afirmó que ese asunto -piedra angular de la reivindicación española en estos tres siglos- «lo trataremos en el momento que se considere más beneficioso para avanzar seriamente en la solución del problema», sentenció cuando se le recordó que desde 2002 no ha habido ni un solo intento de negociación sobre la soberanía, a pesar de que el Congreso ha instando al Gobierno a hacerlo. Para el responsable de la diplomacia española, ahora es el momento del «diálogo» y la «cooperación».
Caruana en su día de gloria
A su lado, en rueda de prensa conjunta, Moratinos tenía al secretario del Foreign Office, David Milliband, y al ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, que vivió ayer su día de gloria actuando como anfitrión de la tercera reunión del Foro Tripartito de Diálogo y que tuvo palabras muy elogiosas para Moratinos. Cuando se suscitó la soberanía, Caruana no desaprovechó la oportunidad para decir que el Foro está abierto a abordar cualquier asunto, algo que no comparte España, que afirma que ese instrumento es para tratar únicamente cuestiones de cooperación.
Medio ambiente
Esta discrepancia sobre las competencias del Foro estuvo a punto de obligar a un aplazamiento de la visita, porque Caruana no parecía dispuesto a avanzar en la cooperación en materia de medio ambiente si España no renunciaba a su declaración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) para un hábitat natural que incluye aguas que los gibraltareños consideran suyas.
Finalmente, ayer las tres partes plasmaron el acuerdo para colaborar en materia medioambiental, incluyendo dos párrafos en los que viene a encapsularse ese contencioso concreto que tiene que ver con las reclamaciones de unos y otros en materia de soberanía. Por un lado, se indica que esa declaración de LIC o las decisiones de la Comisión Europea sobre ese asunto no cambian la soberanía, jurisdicción y control de las aguas, «que permanecen como estaban antes». Por otro, se dice que nada de lo acordado podrá ser utilizado como base para las reclamaciones hechas ante los tribunales europeos. Gibraltar recurrió el LIC y, aunque Londres tampoco lo reconoce, ayer Milliband no dijo que vayan a respaldar la decisión gibraltareña de recurrirlo.
Moratinos, a quien Caruana elogió por su determinación política», insistió en apostar por la vía de la cooperación y no por «el aislamiento y el enfrentamiento». «Hemos estado muchos años -dijo- enfrentados a la roca de la incomprensión. No estamos en el siglo de las medidas coercitivas».
Con ese pensamiento, destacó los acuerdos alcanzados en asuntos que van desde la colaboración ante los accidentes medioambientales en las aguas en torno al Peñón hasta la agilización de visados para los marroquíes que residen en la colonia. Además, en materia de comunicaciones se establecerán enlaces entre Gibraltar y los puertos españoles, fundamentalmente un ferry entre el Peñón y Algeciras.
El ministro anunció también que antes del 2010 estará en marcha el Instituto Cervantes en Gibraltar, que tendrá como director al profesor Francisco Oda, ex jefe de Estudios de la Escuela Diplomática y natural de La Línea.
Acuerdo fiscal
La colaboración se extenderá, asimismo, al campo judicial y policial y a cuestiones fiscales. Ayer, Moratinos, aseguró que España «está decidida a negociar con Gibraltar» un acuerdo de transparencia fiscal con el modelo de la OCDE, algo a lo que era reacio el Gobierno, pero que ahora parece aceptar, tras haber dejado claro el Reino Unido que los gibraltareños firman por delegación de Londres.

Enviar a:

¿qué es esto?